miércoles, 2 de septiembre de 2015

Hermandad Femenina Lemuriana (11) - Kryon

Canalización de Kryon por Lee Carroll
ante la Hermandad Femenina Lemuriana  (11)
en Seattle, el 11 de julio de 2013

Saludos, queridas damas, Yo Soy Kryon del Servicio Magnético.
Otra vez venimos ante ustedes con lo que es la esencia de Lemuria. Ya hemos hablado de lo que ahora llamaremos el asunto de mujeres, y ustedes empiezan a ver un patrón. Este es el patrón: que el asunto de mujeres es intuitivo, o sea, que la espiritualidad que ingresó en Lemuria también ingresó en otros lugares de la Tierra al mismo tiempo. Era simplemente cuestión de sentido común que las mujeres fueron siempre la columna vertebral espiritual - Esto es la Hermandad Femenina Lemuriana.  Todas las ceremonias desarrolladas, que antes mencionamos, tienen que ver con esta columna vertebral de la espiritualidad.
También hemos hablado de que la cultura lo apoyaba; era mera cuestión de sentido común. Hoy en día es distinto.  La idea de que ustedes se reunieran de este modo y celebraran esto que era una poderosa columna vertebral de la sociedad, esta idea es para que ustedes puedan realmente recuperar esa esencia y comprender no sólo quiénes fueron sino quiénes son ustedes.
Ya les hemos contado algo de la historia de Lemuria, y algunas de ustedes empiezan a ver una perspectiva más amplia en forma exacta.  Perduró largo tiempo. También les contamos que, a diferencia de hoy, ustedes solo tenían una vida en Lemuria, era la plataforma de lanzamiento del akash para el planeta, porque Lemuria no se visitaba otra vez en otra vida; ustedes seguían viaje y solo tenían una vida pasada para recordar, que era la de la sabiduría de Lemuria. Vivieron muchas veces en el planeta, pero sólo una vez en Lemuria. Ahora bien; para todas ustedes era la primera vez, pero persistió durante largo tiempo, una larga historia de la Tierra.
Me gustaría que supieran esto: la Hermandad realmente persistió sin cambios. Así es como eran las cosas, especialmente entre los antiguos. Cuando algo funcionaba bien en la sociedad, permanecía así.  Y así también la Hermandad, cualquiera fuera la línea de tiempo, era siempre la misma. Está grabado en su akash en tal grado que muchas de ustedes están recordando que estuvieron allí.
Ya hemos dicho que las probabilidades de que sean mujeres en esta época parecerían, por azar, no necesariamente mayores que 50%; sin embargo todas ustedes lo son. Esto tiene propósito; fue calculado para la precesión de los equinoccios que en esta época serían mujeres, para que comenzaran a recordar ciertas cosas de su akash que son poderosas. No aquellas que puedan restar valor a su vida, sino las que fueron poderosas, y esta es una de ellas.
Hay un regreso; en la nueva consciencia del planeta hay un regreso al respeto y al honor del asunto de las mujeres. Van a comenzar a ver en lo que llamamos sistemas espirituales organizados del planeta algún reconocimiento de esto, en un grado nunca visto antes. Se permitirá a las mujeres la entrada en lo que llamarían "el club de hombres" de la espiritualidad.  Eso conduce a las iglesias hoy en día. Con objeto de hacer esto exacto y verdadero, y realmente reconocerlo, en el planeta tiene que haber grupos de mujeres que recuerden su poder.
En realidad su recuerdo de quién fueron y qué hacen, ingresa a la rejilla cristalina del planeta y marca una diferencia. La rejilla cristalina está en todas partes, junto con la rejilla magnética. Pone en esa rejilla el recuerdo de su poder, su pertinencia, y lo que hicieron. Esto se distribuye luego en la consciencia del planeta. Por lo tanto, lo que ustedes hacen hoy no es sólo para ustedes;  pasa adelante, juega un papel en lo que puede suceder.  Más y más mujeres despiertan al hecho de que su pasado puede marcar una diferencia en el planeta.
No todas ustedes estuvieron juntas en Lemuria. Queridas, quiero que descarten las nimiedades de quién estaba con quién y cuándo; no es importante, porque la Hermandad era tan constante que todas participaban como si estuvieran juntas hoy: ustedes la recuerdan.
Escuchen: en la humanidad, el recuerdo de las vidas pasadas suele ser metafórico. Lo que quiero decir con esto es que en este momento no recuerdan detalles, pero suelen recordar haber estado allí. Pueden estar sentadas al lado de alguien y preguntarse "¿Ella habrá estado allí conmigo?"  Pueden sentirla como su hermana. Pueden mirar a alguien y decir, "Sí, te recuerdo" (se ríe). Realmente no; lo que se recuerda es la experiencia. No el rostro; no necesariamente el nombre; la experiencia fue tan profunda que muchas de ustedes la llevaron en todas sus vidas. ¡Sus vidas!  Ustedes ahora aparecen como almas antiguas en este tiempo nuevo, finalmente recordándolo y con algo que hacer al respecto.  Ese es el propósito de la Hermandad.
En su recordación de hoy quiero que recuerden de qué se trataba; era del asunto de las mujeres, que merecían contactar al Espíritu y realmente dar ejemplo espiritual del Todo lo que Es; les correspondía a ustedes.  Han oído la expresión "intuición femenina". La han oído una y otra vez; es un indicio de que el mundo reconoce que, de los dos géneros, es el femenino el que tiene el sentido intuitivo primero, el más fuerte.
Ahora bien; si empiezan a conectar los puntos, se darán cuenta de que su intuición en Lemuria les brindó las clases de ceremonias, qué hacer, cómo hacerlo. Es por eso que los hombres dependían de ustedes: no tenían eso, sabían que no lo tenían.  Les tocó a ustedes recibir los pensamientos intuitivos desde el Espíritu, desde la Fuente Creadora, desde los pleyadianos,  con objeto de crear este equilibrio espiritual. Esta columna vertebral no se podría haber constituido a partir de los hombres.  Ellos tenían los asuntos de hombres, que eran completa y totalmente distintos. Necesitaban de ustedes. Las van a necesitar otra vez. Hacia allí se dirige todo esto.  Quiero decir, un reconocimiento de las mujeres en las organizaciones espirituales, de su poder, de su intuición y la claridad de pensamiento.  Las madres tratan a la vida de forma distinta.  Las madres tendrán mayor compasión que los padres.  Esta es la manera de ser femenina,
Melli-ha ha pedido algo; se lo daré: la línea de tiempo.  Meli-ha, estuviste allí cuando Lemuria comenzó a hundirse. Queremos que lo sepas porque está en tu akash. Ha tenido un efecto en tu akash. Cuando todo tu mundo espiritual empieza a derrumbarse, y eso estaba sucediendo, las cosas cambian.  Tuviste que resolver esos miedos: ¿qué iba a suceder? ¿Cuánto se iba a hundir?  Y llevó un largo tiempo para que se hundiera Lemuria, pero no se hundió del todo. Hoy quedan las islas hawaianas, queda bastante terreno -  pero no sabías eso cuando se estaba hundiendo. Dimos indicación de que descendía durante varias vidas; era bastante lento y hubo mucho más tiempo del que imaginaban para escapar de la isla que se hundía; no explotó, sino simplemente se hundió porque la burbuja de magma que estaba debajo, en este lugar caliente del planeta, se movía y estaba liberándose, de modo que el hundimiento fue lento.
También hemos contado que , en ese proceso, Melli-ha fue constantemente rejuvenecida en el Templo de Rejuvenecimiento en la cima de la montaña.  Eso significa que vivió al menos tres vidas: estuvo allí en el proceso de hundimiento. Angustiada, sí, pero se quedó.  Muchos se fueron, Meli-ha, pero tú te quedaste. Existe una afinidad tuya con una de las islas de Hawái de hoy en día. Puedes contarlo, si sabes cuál es; es aquella en la que acabaste. (se ríe)
A medida que la montaña se hundía y las islas que quedaron eran las cimas de las montañas, la que tú elegiste para quedarte, aquella en la que permaneciste y moriste, es tu favorita de hoy, tienes una afinidad con ella.  Muchos se fueron; tú no.  Pero lo que te angustiaba era el final de la Hermandad.  Porque la Hermandad había permanecido estable mientras la montaña estaba estable; y cuando empezó a hundirse hubo toda clase de cosas que hacer.  Considerar qué hacer al respecto; algunos se fueron.  Algunos buscaron otros lugares, no sabiendo si se iba a hundir todo o no.
Piensa en esto, Meli-ha: tres vidas estuviste allí mientras se hundía.  De modo que esto ha tenido su efecto; uno que puedes ver hoy es el interés que tienes en organizar otra vez una Hermandad; una que no se hunda (se ríe). Reavivar lo que tenías, para una recordación del proceso. No de recordarse una a otra; no de los detalles de lo que hacían, sino del proceso de habilitación del asunto de las mujeres sobre la Tierra.
Y así es.
Kryon
Desgrabación y traducción: M. Cristina Cáffaro