martes, 5 de junio de 2018

Kryon ante la Hermandad Femenina Lemuriana (52) - Bath, Inglaterra


Canalización de Kryon por Lee Carroll
ante la Hermandad Femenina Lemuriana (52)
Bath, Inglaterra, 21 de mayo de 2018

Saludos, queridas damas, Yo Soy Kryon del Servicio Magnético.
Este es un mensaje a la Hermandad Femenina Lemuriana desde  Bath, pero esta área está cerca del nodo llamado Glastonbury, y eso significa que este mensaje en particular es diferente. Y es diferente debido a la energía, que no tiene parecido en ningún lugar, que resuena con Lemuria.
Mi socio se aleja, y eso significa que él no recordará el mensaje de esta noche. He dicho esto antes, pero muchas de ustedes no han oído las razones. Estas son las razones: del otro lado del velo no hay género, pero aquí sí. Y es importante que las mujeres oigan esto primero, y mi socio, como varón, no lo oiga. La importancia reside en honrar al género que es el chamanismo de la Tierra. De eso se trata verdaderamente la Hermandad Femenina. Es recordar los orígenes, y esos orígenes son orígenes chamánicos. Recordar una época en que su género era visto como el que tenía contacto con el otro lado del velo, se las respetaba por eso, se las conocía por eso, estaban intuitivamente sintonizadas para eso.
Era una época en que no necesariamente había una lucha por la igualdad; los hombres no querían el trabajo de ustedes, ya dijimos esto antes, como tampoco querían probar el trabajo de parto. Porque las mujeres estaban diseñadas para la intuición y la compasión y para enseñar; ese era un designio para tener hijos. Ese es el diseño en la humanidad para que las mujeres enseñen, cosa que está más allá de lo que la mayoría de las personas ven como la realidad. Las mujeres son las primeras en despertar durante la noche, incluso antes que el niño haga un sonido en la cuna; ellas escuchan y oyen algo. Es la intuición que tienen, como cuidadoras, de que algo hay que decir o hacer. Y es por eso que están aquí.  Pero hay más.
El nodo que está en Glastonbury está muy, muy cercano a Lemuria, y durante lo que ustedes llaman el Coro, más tarde, hablaré un poco más de eso.  Pero en las canalizaciones en esta tierra de leyendas ya hablamos de una rejilla cristalina. Ahora bien, muchas de ustedes no comprenden qué es eso. Déjenme contarles. Es como un campo que fue colocado aquí por los lemurianos y que recuerda la energía humana. Esa recordación sería de la compasión humana, de las cosas que sucedieron en el área, las esperanzas y deseos, las leyendas, por eso se la conoce.  Pero en esta área y las circundantes, toda la distancia hasta entrar en Escocia, hay un aumento en el poder de esta rejilla.
Ahora bien, las cosas cristalinas recuerdan; contienen la energía. Y entonces ¿qué es lo que está aumentado? La respuesta es: casi todo lo que ha sucedido aquí, pero especialmente las cosas heroicas. Los pensamientos, los anhelos, es lo que hace de este lugar una tierra de leyendas y metáforas, y de Arturo. Y en todo eso está lo que hemos llamado la historia del héroe.  En el caso de ustedes, la historia de la heroína.
Y la diferencia, querida hermana lemuriana, es que ustedes están aquí porque muchas de ustedes han vivido esa historia. Están aquí porque han superado la duda sobre quiénes son ustedes. Esta rejilla está amplificada para que ustedes puedan usarla para recordar más que lo que han recordado en cualquier lugar donde haya estado la Hermandad Femenina, con excepción de Hawái y Shasta. Pero hasta Shasta palidece ante esto. Este sería tal vez el nodo lemuriano más potente fuera del mismo Hawái, que fue Lemuria. De modo que tal vez desencadene, no los recuerdos de ustedes en una Hermandad Femenina, sino el recuerdo de su akash como chamánico. No confundan esto con el hecho de haber recordado que están en un lugar específico, en un momento específico, haciendo algo específico. ¡No es así como esto funciona! En cambio, se recuerda en su interior que hay una energía chamánica que es un saber, un saber cómo Dios trabaja con las personas, con ustedes, con otros. Tanto es así que ustedes pueden dar consejo y sentirse bien por el hecho de estar ayudando a alguien. Eso es un saber chamánico. Ustedes saben de dónde viene eso. Queridas, muchas de ustedes, muchas, pasaron por eso que fue la experiencia lemuriana. Ustedes no se sentirían atraídas a esto, honestamente, si no hubiera algo adentro diciendo: "Me gusta el nombre; me gusta la idea; quiero oír más."
Y si ese es tu caso, quiere decir que te sentaste a los pies de las Madres originales de este planeta, que cambiaron la biología, a las que llamamos las Madres Semilla. Y te sentaste a sus pies mientras te enseñaban lo que fue la información original de la rueda de enseñanza. Desde las estrellas. Cómo funcionan las cosas, cómo trabaja Dios, cómo ama el Espíritu y cómo al Espíritu le importa. El principio, todo lo que necesitas, y el chamanismo. Todas las cosas que Mele´ha conoce,  porque su akash está resonando también, y no está resonando porque ella estuvo aquí, está resonando con lo que es chamánico. Ella sabe cosas; ustedes también.
La Hermandad Femenina Lemuriana es una celebración de las mujeres que están recordando lo que saben; no lo que fueron. Y lo que saben es la enseñanza original. Algunas dirán "¿Y qué hago con eso?" Déjenme darles algún consejo. Lo primero que hacen con el conocimiento chamánico es aplicarlo a sí mismas. Eso les da paz; tal vez por eso es que han venido aquí hoy. Tienen cosas que pasan en su vida, les gustaría saber cómo manejarlas; les doy la respuesta ahora mismo.
Lo primero que hacen es reclamar que son poderosas, chamánicas, y sin importar todas esas cosas, ustedes pueden calmarse en una paz donde dicen "Dios es real, mi información es real, estas cosas pasarán. Espero que en mi vida pasen cosas benévolas. Así será; yo lo reclamo." Incluso pueden decir: "Lo merezco", si lo desean, porque es así.  Y empiezan a entender que la energía chamánica es tal que conoce cómo funcionan las cosas,  puede limpiar energías y situaciones sobre la marcha. Un chamán sabe cómo sanarse dentro de sí,  y luego eso se pone bueno. Lo pasan a sus hijos, a su familia, a sus asociados - si lo piden. Y si no lo piden, créanme, ellos verán algo en ustedes que no estuvo antes. Tal vez pregunten "¿Por qué sonríes? ¿Por qué estás cómoda en situaciones en que antes no lo estabas? He notado que ya no te enojas como antes." Y entonces les pueden dar algunos consejos prácticos. No les digan que son chamanas; (se ríe) no les digan que ustedes solían ser lemurianas; a ellos no les importa.  Pero ustedes saben lo que saben.
Créanme; estas cosas están allí, dentro de ustedes. No estarían en este salón, y en esta energía en esta área de leyenda. En una energía que es realmente poderosa y las hace avanzar en lo que llamaríamos una escalera hacia la acción heroica. Y lo que eso significa verdaderamente es que ustedes ven lo mejor de lo mejor, y quieren lo mejor de lo mejor, y se celebran a sí mismas. Celebran el amor y no tienen miedo de hacerlo. Celebran la compasión y no tienen miedo de ello. Y no tienen miedo de preguntarse, "¿Quién soy yo? ¿Quién he sido, y qué hay dentro de mí que es hoy tan diferente de muchas otras personas?" Y cuando finalmente tengas tu respuesta, debieras sentirte humilde al saber que tú has contenido las semillas de la compasión, el conocimiento y la comprensión que puedes lentamente difundir a los que te rodean y lo piden, para ayudar a encontrar la luz del planeta. Es por eso que estás aquí.
¿Cuál es la esencia de la Hermandad Femenina? Otra vez: recordar quién eres, lo que sabes, y por qué estás aquí. Esa es la esencia de la Hermandad Femenina. Se trata de unirse en el canto y la celebración, y tomar conciencia de la alegría que verdaderamente está en tu interior; no la tristeza, ni el sufrimiento, ni lo que te habían dicho. Los sentimientos de las enseñanzas originales de las Madres Semilla, que te dijeron que naciste magnífica, que perteneces aquí, que tienes un fuerte linaje en este planeta. Y lo tienes. Pero el linaje es espiritual; es el linaje del chamán.
De modo que tomen este mensaje, queridas damas, y trabajen con él incluso después de dejar este salón. No teman preguntarse "¿Quién fui yo? ¡Lo siento!"  Y no nieguen lo que sienten.
Que continúe la reunión.
Y así es.
Kryon
Transcripción y traducción: M. Cristina Cáffaro