lunes, 2 de octubre de 2017

Kryon en Portugal - Oporto - Parte 1

Canalización de Kryon por Lee Carroll
Oporto, Portugal,  16 de septiembre de 2017

Oporto 1
Saludos, queridos, Yo Soy Kryon del Servicio Magnético.
Queridos, hagamos una pausa por un momento. Tomen la oportunidad para sentir la energía en el salón (pausa).  Anoche el salón estaba a oscuras, mucho antes de que ustedes vinieran, y sin embargo les diré algo: ya había un gran número de asistentes esperándolos a ustedes en las sillas en este salón. ¿Pueden creer eso?
Voy a hacer unas preguntas sobre Dios. ¿Cuán grande es Dios?  Y tú  dirías "Más grande que cualquier cosa. Más grande que el Universo. Creador del Universo." Y sin embargo, sabemos tu nombre. Queridos, hay algunos aquí que han venido, ustedes los llamarían guías y ángeles tal vez, algunos de ellos los han seguido durante sus vidas y ustedes ni siquiera los reconocieron, porque tal vez no creen en cosas esotéricas, y ellos los rodean con el amor de Dios. Quiero identificar este proceso: libre albedrío.  Ellos nunca se mostrarán a ustedes individualmente, como hicieron con Lucía. De modo que tienen libre albedrío total para creer o no. Libre albedrío para creer que este mensaje sea real o no. Es casi como si existieran dos mundos aquí en la silla. En su silla y en la mía. Aquí hay algunos que conocen sobre  la energía y pueden ver los colores en el escenario. Algunos han pintado la energía que rodea a Kryon, porque es tan brillante a sus ojos. Es lo mismo, ¿recuerdan? que el milagro del sol. (N.T. se refiere a Fátima)  ¿Cuántas personas fueron a ver eso? Y cada uno vio algo diferente. Algunos vieron que sucedió, otros no. Y otros no estaban realmente seguros de  qué vieron. Y eso es libre albedrío.
Queridos, nuevamente estoy hablando a almas antiguas, las que están en el salón. Conocidas por Dios, sí que lo son. Y amadas por Dios, lo son.
Algunos han dicho, "¿Cómo ve Dios a un humano?". Es difícil responder, porque ustedes todavía no tienen palabras para eso, de modo que simplemente usaré una: "Magnífico." "¿Y por qué sería así? ¡Solo somos humanos!" dirían ustedes. Es que ustedes todavía no saben algo, que es la segunda pregunta: ¿Dónde está Dios?   Queridos: dentro de ustedes hay algo hermoso, que algún día los científicos podrán medir, aun si no saben qué están midiendo. Una energía que es luz, que es parte de ustedes. Y con libre albedrío, esa luz puede brillar o no. Podría ser lo más oscuro, podrían cubrirla por completo y enterrarla si quisieran, o dejarla brillar. Y esa luz tiene un nombre: Tu nombre. Porque, queridos, es una pieza de la energía creadora del universo.
No pueden realmente identificar a Dios. ¡No es una cosa! Y sin embargo la llaman por un nombre. Si pudieran rodear todo el amor que existe en la galaxia, en el universo, todavía no sería suficiente para describir a Dios.  Y dentro de ustedes, esa luz es igualmente brillante que en cualquier lugar en existencia, dependiendo de cuánta permiten emanar. Hubo un famoso profeta, en Israel, su nombre era Elías. Y él irradió su luz. Dejó que emanara su luz de modo que el que lo acompañaba pudiera verla y registrarlo. Elías ascendió por elección propia. Cuando lo hizo, lo primero que hizo fue convertirse en  luz y Eliseo, allí cerca, escribía todo, observándolo con ojos muy abiertos; ¡no lo podía creer! Era la primera vez que sucedía eso ante él, aturdía al corazón humano, y la luz brillaba tanto que no se podía mirarla. ¿Eso les dice algo sobre ustedes?  Algunos dicen, "Eso es porque era un profeta" (se ríe). Era un ser humano como ustedes, que desarrolló su luz a tal elevación que él se convirtió en un profeta. Pero él era igual que ustedes, cada uno tiene esa capacidad en su interior.
¡Oh, hay tanto que puedo contarles!  Los humanos son tan lineales. Hemos hablado de esto antes, generalmente en otras culturas. Dónde está Dios, ahora ya lo saben.  Pero hay muchos seres humanos que buscan a Dios en otros lugares, no tienen idea; esta es la diferencia entre la vieja energía y la nueva: una percepción conciente de dónde está Dios. Decenas de miles de personas van a una reunión con esperanza de ver a Dios, porque les han dicho que Dios está allí. Y ese Dios está tan lejano que tendrían que tener un especialista para hablar con él y que él pueda hablar con Dios; porque él estudió y ustedes no.  Tal vez les han dicho que Dios realmente no los conoce. Esa es la diferencia entre la vieja energía y la nueva.
Otra vez: ¿cómo los ve Dios?  Magníficos. Déjenme contarles lo que sucede cuando empiezan a permitir irradiar su luz. Cuando dejan salir su luz, todo el cuerpo humano lo sabe y empieza a sentirlo, y a veces por sí mismo empieza a regresar a la salud y a la perfección, tal como cuando nació.  Sucedió tantas veces en este planeta; cuando los humanos creían haber visto a Dios y por solo un momento hubo una luz increíble,  y cayeron las muletas y empezaron las sanaciones, en la vieja energía se les dijo que, de alguna manera,  Dios los visitó por un momento (se ríe) y ¿la verdad?  Igual que con Elías; dejaron salir su luz por un momento.  Con júbilo, no con sufrimiento; con euforia; y vieron esta luz en sí mismos ¡y la sanación empezó!  Esta es la nueva energía, queridos, no necesitan ir en peregrinaje para encontrar a Dios, está dentro de ustedes.   Y si permiten que su luz empiece a brillar, allí es cuando empieza la sanación. ¡Oh! No es exterior; es interior. No necesitan ir a un lugar para obtenerla; está dentro de ustedes, ¿sabían eso?
Cuando oran, cuando meditan, tienen una tendencia a hacerse pequeños: "Querido Dios, ¡espero que me ayudes!"  (Se ríe)  Tengo una invitación para ustedes: la próxima vez, sean magníficos, pónganse de pie. "Querido Espíritu dentro de mí, gracias por la sanación que es mía, porque dentro de mí está Dios."  Esto no es blasfemia; los Maestros que caminaron por este planeta trataron de darles esa información, todos ellos.  El Creador está en su interior; ustedes son hijos de Dios. ¡Estas fueron sus palabras! Y ustedes solo vieron a Dios en ellos, y en la vieja energía nunca entendieron el mensaje. Dios está en todos. Ustedes son magníficos a los ojos de Dios, todos ustedes.
Pocas horas atrás este salón estaba a oscuras, y muchos se estaban reuniendo para este momento en que podrían realmente dejar salir más de su luz y tal vez podrían permitir a los ángeles entrar para iniciar la sanación por la que hoy vinieron. Ya ven, yo sé quién está aquí. De una manera hermosa, yo sé quién está aquí. Es como si la familia hubiera llegado. ¡Si yo pudiera mostrarles esto! Las entidades están entusiasmadas,  "¡Miren quién está aquí! ¡Miren lo que hay aquí! Están muy excitadas, porque todo lo que ven es la luz potencial en ustedes.
¿No les gustaría que esas cargas con que han venido se eliminaran?  Queridos, los problemas del planeta con que ustedes trabajan, crean ansiedad, y ustedes los toman como que simplemente  así son las cosas, creen que es normal, ¿no?  "Pero me preocupa esto, me preocupa aquello; estoy preocupado por mí." (Suspira). Hay un ángel en esta sala que querría quitarte esas preocupaciones. El ángel tiene tu nombre. Tu nombre.  Todas tus cargas y tus pruebas pueden ir directamente a ese ángel a tu lado. Podrás dar un suspiro de alivio, y claridad. Claridad. Un magnífico ser humano no lleva consigo una carga; tiene la inteligencia de poder manejar estas cosas con elegancia. Esa es la diferencia entre lo nuevo y lo viejo. Entre la luz y la oscuridad.
Quiero se vayan diferentes de como llegaron. Si pudiera darle un título a este mensaje de hoy, sería el mensaje del amor. ¿Lo sienten?  ¡Estamos tan felices de que estén aquí!
Y así es.
Kryon
Transcripción y traducción: M. Cristina Cáffaro