miércoles, 7 de junio de 2017

En la cima de Mont Blanc - Kryon

Canalización de Kryon por Lee Carroll,
en Mont Blanc, Francia, 23 de mayo de 2017

Saludos, queridos, Yo Soy Kryon del Servicio Magnético.
Mi socio me ha traído a las alturas anteriormente. Al mirar hacia afuera a la montaña, quiero que imaginen que están mirando un lago. Entonces estarían en la Isla del Sol, en Bolivia, a la misma altura (se ríe).  Este no es el récord de altura para canalizaciones, eso es, medido en pies, 33.000, en un avión (se ríe). Mi socio me llevó una vez al pie del monte Aconcagua en Sudamérica. Este era el nodo de Mont Blanc. Y allí di una canalización y dije esto: Pregunten a cualquier andinista, un verdadero andinista, no un turista, y encontrarán que todos ellos creen en Dios. Es común, porque suelen estar en la cima del mundo tan seguido. Pregunten a un piloto y les dirá que siempre es un lindo día por encima de las nubes. Queridos, algo hay en estar tan alto observando todas las cosas allá abajo. Es casi una euforia. Cuando miran, es cuando quieren hacer afirmaciones. Es cuando quieren abrir sus manos y decir: "Gracias Espíritu, por todo lo que es, por Gaia, y por mi vida." Queridos, este es el lugar para que suelten cualquier cosa que estén llevando consigo. Tendrán un poco de tiempo privado después de este pequeño mensaje. Este es el lugar donde el aire está enrarecido, donde su cuerpo reacciona a la altura,  y sus ojos no pueden creer lo que ven.
Un día perfecto en este lugar magnífico; un día para liberar; por eso están aquí. No es simplemente esotérico;  pueden preguntar a todos esos; "¿Por qué trepan a la montaña? ¿Por qué esquían?" Y ellos dirán: "Para estar con la naturaleza; tiene algo, con solo estar aquí uno se libera." Este es el momento: si están cargando algo que creen que no es para ustedes, si sienten que hay alguna cosa que llevan adherida, este es el lugar para soltarla. Algunos de ustedes saben exactamente de qué hablo. Tienen ayuda; el Espíritu sabe dónde están; tomen la mano ahora mismo de esa parte de ustedes que es la naturaleza, y Gaia, y Dios.
Es un mensaje corto; es el último que mi socio entregará en Europa durante este viaje.
Bendito el humano que sabe quién es y puede declarar "Yo soy Dios" y las montañas lo oirán y dirán: "Y nosotras también" (se ríe).
Y así es.
Desgrabación y traducción: M. Cistina Cáffaro