martes, 23 de mayo de 2017

Kryon habla de la integración con la Fuente Creadora - Israel - Teatro de la Ópera Parte 2

Canalización de Kryon por Lee Carroll
en Israel, 12 y 13 de Mayo de 2017

Teatro de la Ópera - Parte 2
Kryon habla de la integración con la Fuente Creadora
Saludos, queridos, Yo Soy Kryon del Servicio Magnético.
¿Pueden darse cuenta de que aquí hay un entorno? Este entorno en particular es distinto de la mayoría. Hablamos del entorno normalmente. Es diferente cada vez. ¡Si tuvieran una idea de la vida que hay en este salón! En la perspectiva de ustedes la vida es humanos, animales, árboles, pasto. La definición que tienen es limitada. ¿Dios está vivo?  Esa es otra definición, ¿no?
Queridos, a su alrededor hay mucha vida. Ahora mismo, en este lugar, sus antepasados están entrando. Les pregunto: ¿alguna vez destinaron una silla vacía para alguien? ¿Qué tal si les dijera que esa silla está ocupada? ¿Qué tal si les dijera que otros Maestros están aquí? ¿Qué tal si les dijera que la historia de su linaje está aquí?  Y ustedes dirían "Eso sería asombroso". ¿Qué tal si les dijera que ustedes los trajeron consigo? La razón de que estén aquí, es que ustedes están aquí. No es un evento tan especial; están siempre con ustedes. El Cambio en este planeta ha permitido esto. Los regresos que ustedes esperaban, están aquí. Pero es diferente de lo que creen. Están en una dimensión cercana a ustedes, pero no una en que puedan verles los rostros. Pero, oh, los pueden sentir. ¡Oh, los pueden sentir!
Algunos a quienes han amado y perdido están aquí; ¿no pueden sentirlos?  Queridos, esta es una invitación a sentir. Salgan de esa caja en la que llegaron, solo por diez minutos, solo sean diferentes de como llegaron; sin juzgar, tal vez, lo que está sucediendo aquí, para estar con otros de mentes afines.
Quiero hablar de la integración con la Fuente Creadora, y el entorno está escuchando; se podría decir que el entorno está impulsando este mensaje. Es especialmente para los presentes sentados frente a mí. Muchos escucharán esto, pero lo quiero para ustedes.
¿Cuán grande es Dios para ustedes?  Allí sentados, o tal vez más tarde, caminando al aire libre, ¿dónde está Dios?  ¿Qué les han dicho?  ¿Dios está en un lugar? ¿O es diferente? Queridos, muchas veces les dijimos: Dios no es humano; no tiene un lugar, está en todas partes al mismo tiempo. Eso es  un atributo multidimensional. Esa es la belleza de Dios.
También les hemos dicho que su alma es única. Hay vida en toda la galaxia, pero este planeta tiene un atributo muy especial: tienen a Dios dentro de sí; su alma es eterna. Eso no es necesariamente así en otros lugares. Han estado aquí antes, y cuando todo sea hecho en el planeta, su alma todavía estará viva. El alma es el Yo central. Si piensan, "¿quién soy yo realmente?" es el mismo que ha estado con ustedes durante generaciones; es su mejor amigo y está conectado con Dios. Hasta podrían decir que tienen una pieza del Creador dentro de ustedes. Tal vez sea por eso que aman tanto a Dios. Lo sienten porque es parte de ustedes.
El cambio de paradigma de la creencia está sobre ustedes. Empieza a graduarse desde un Dios que está allí afuera hacia un Dios que está dentro de ustedes. No hay nada malo en orar y atribuirle a Dios la gracia y la gloria, en tanto también comprendan que está dentro de ustedes. Este es el mensaje esotérico de hoy.
Si eso es así, significa que deberán empezar a integrar a Dios con todo lo demás. Si Dios está en ustedes, ¿dónde? (se ríe). ¡No pueden decir dónde!  Está integrado con todo lo demás. ¿Sabían que están integrados con las estrellas? ¿Alguna vez se pararon afuera, solos? Salgan de la ciudad, vayan al desierto a mirar hacia arriba. La Via Láctea es visible, ya saben. Miles de millones de estrellas. ¿Alguna vez miraron allí y dijeron: "De alguna manera, de algún modo, eso es parte de mí."? Es más que solo preguntárselo; es una sensación de pertenecer.
"Pertenezco aquí".  Eso es porque tienes una alianza con el Creador que hizo las estrellas. Estás aliado  con el Universo, las estrellas mismas y la sustancia de que están hechas. Perteneces aquí; no es por accidente, israelí, que estás vivo ahora mismo en este lugar. Realmente perteneces aquí.
Algunos resonarán  con este mensaje y otros no. Es una invitación a expandir la conexión con todas las cosas. No muy lejos de aquí, podrían estar en un lugar silvestre si quisieran. ¿Alguna vez fueron allí y sintieron que eran parte de la arena, del polvo? ¿Alguna vez miraron al horizonte y su belleza? ¿Se preguntaron si tendría una personalidad?  ¿Es posible que la Tierra los conozca? Los conoce; la Madre Tierra los conoce; son parte de ella. ¿Cuántas veces hemos dicho esto en las últimas semanas? Su alianza con la Tierra es la razón por la que están vivos. Exhalan anhídrido carbónico e inhalan oxígeno, de la Tierra. ¿Creen que  es accidental que haya una relación simbiótica de la vida misma con las plantas?  Los sustentan. ¿De dónde obtienen su alimento? De la Tierra. ¿Es posible que la Tierra sea más que una simple cosa? ¿Es posible que los conozca?  Esa es la expansión de la que hablamos. De las estrellas a la Tierra, y todo lo que está en medio. ¿Qué hay en medio? ¡Cada parte de su biología! Cada parte de su consciencia. Cuando cantan una canción, ¿se dan cuenta de que eso es parte de Dios?  Su creación, su intuición, todo es parte del Creador. No están aquí parados solos, queridos, como un pedazo de biología caminando sobre el planeta.
Quiero que recuerdes una frase: "Conocido por Dios".  Conocido por Dios; antes de ir a la cama esta noche podrías mirar hacia arriba: "Yo soy conocido por Dios"  ¿Cómo te hace sentir?  Para algunos es un nuevo paradigma.
Queridos, esto no es un sistema espiritual; esto es una realidad. Es una realidad que les pido que vean. No está rodeada de doctrinas, ni de cosas que deben o no deben hacer; tiene sentido común espiritual. Ustedes y muchos otros son parte de Todo lo que Es.
Si empiezan a creer en eso, sucederán algunas cosas. Se van a dar cuenta también de que su consciencia y su mente y su corazón no están solos. Son parte de todo. Eso significa que las cosas que los preocupan tienen solución, de veras la tienen. ¡Están conectados! 
Hemos hablado de sincronicidad;  algo llamado El Campo. Física. Las mismas sustancias químicas de su cuerpo responden a su consciencia. ¿Esta información es nueva para ustedes?
Sé que estás en esta audiencia, sanador; yo sé quién está aquí. ¿Puedo tomar un momento para decir gracias por todo lo que haces en este lugar? Sé que a veces es un lugar difícil para sostener la luz. ¿Sabías que eres un especialista en esto? ¿Alguna vez pensaste en eso? Especialista en sostener la luz. Para hacer eso, tienes que sentir que estás vivo con mucho más.
La preocupación es algo que hacen los humanos, que no se dan cuenta que están integrados con la Fuente Creadora. La preocupación es algo que los humanos han venido a aprender, y a hacer, porque sienten que no tienen ningún control sobre nada. Sí que lo tienen.  Incluso pueden tener control sobre lo que sucede aquí. Tienen completo control sobre su cuerpo.
Hemos hablado de esto antes. Algunos comprenden los principios de la homeopatía. La homeopatía es sencillamente una señal muy, muy pequeña para el cuerpo. Una señal de ustedes para su cuerpo: "Esto es lo que quiero". Y funciona.
La ciencia dice que la homeopatía no puede funcionar; que no hay suficiente cantidad de la tintura para causar una reacción química. Pero de algún modo el cuerpo sabe qué le están pidiendo que haga.
El sanador se sienta frente al ser humano que necesita equilibrarse. Hay muchos procesos para equilibrar al humano; pero de algún modo el cuerpo percibe que el sanador está allí. Queridos, en esta nueva energía, la luz atrae la luz. La oscuridad se va en presencia de la luz. El cuerpo humano desea equilibrarse. Nunca hubo un tiempo mejor que este para los sanadores. Sanador, si estás aquí, ¿estás experimentando algo nuevo? Si no es así, te invitamos a que lo hagas.  El proceso que estás usando y lo que aprendiste es más grande que lo que piensas.  La invitación es a expandirlo. Sé quiénes están aquí, estoy hablando con algunos de ustedes en este momento. Tal vez sea hora de iniciar algo que estuviste pensando por largo tiempo. Sé quiénes están aquí. Esas ideas echarán raíces y tal vez en la energía vieja no lo hubieran hecho.
Hay otros en su ciudad que pueden sorprenderlos. Pueden sorprenderlos porque por primera vez están dispuestos a mirar lo que ustedes tienen. El equilibrio es muy atractivo. Tal vez están acostumbrados a mucho griterío. Tal vez hay una manera de vivir, ¿qué tal si no participan más en eso? En cambio sostener un equilibrio. ¿Pueden combatir a la oscuridad con dulzura? ¡Sí!  Es nuevo. En realidad es muy nuevo. En esta actitud que ustedes tienen, de equilibrio, se crea equilibrio en otros. Es casi contagioso. Casi como que los otros lo ven y se contagian. La confrontación no es necesariamente el único camino. Eso es nuevo.
¿Y qué hay del miedo? ¿Saben que el miedo detiene a la luz? Porque el humano elige la opción de temer. Y si tienen miedo, muy poco que sea hermoso o alegre puede pasar a través de ustedes. Y el miedo puede desmoronarse frente a ustedes. Yo sé quién está aquí. ¿Qué tal si fuera hora de dejar de lado el miedo? Hay cuatro personas aquí cuyas vidas están dirigidas por el miedo. Tal vez no lo sabían; piensen en eso. ¿Por qué lo hacen? ¿Qué los preocupa, y de qué tienen miedo? Es personal; no estoy hablando aquí de la situación. Estoy hablando de ustedes, personalmente, en sus vidas. ¿Qué es lo que tienen miedo de hacer, y que saben que debieran hacer? Ahora le hablo a otra persona. Les diré: el equilibrio se ocupa de estas cosas. Verán: ¡ustedes están vivos con el Creador! Están juntos. Con el polvo de la Tierra y con las estrellas y todo lo que está en medio.
Esto es una invitación para ustedes: váyanse diferentes de como vinieron. Este es un mensaje que hemos dado en todo el planeta; sin embargo todavía es nuevo para muchos. Es el mensaje que quiero darles a ustedes, israelíes; son más grandes que lo que creen. Y hay más luz aquí que la que creen. Piensen en eso.
Y así es.
Kryon
Desgrabación y traducción: M. Cristina Cáffaro