lunes, 1 de diciembre de 2014

El Innato Revelado - Parte 3 - Kryon

Canalización de Kryon por Lee Carroll
en Portland, Oregón, el 23 de noviembre de 2014

Desgrabación y traducción: M. Cristina Cáffaro

El Innato Revelado - Parte 3

Saludos, queridos, Yo Soy Kryon del Servicio Magnético.

Yo tengo una relación con ustedes.  En mi lado del velo, ustedes son una parte de la Fuente Creadora. Esto es inexplicable; no está en su realidad saberlo.  Les hemos dicho que hay una parte de ustedes, que existe en ustedes, que proviene de esa Fuente. Se oculta porque vibra en un nivel que es metafórico, es muldimensional.  Se oculta porque ustedes no son de esa dimensión, y por tanto no pueden verla claramente, pero la sienten.

 Ahora que han dado vuelta una hoja en su Historia, empezamos a empezar - empezamos a empezar! (se ríe) - a enseñarles cómo es caminar en esa dimensión.  Mi relación con ustedes, cuando están aquí, es de asombro.  Comienzan a ver en su consciencia los "Ajás", empiezan a aparecer.  No sólo en aquellos que ustedes saben que pueden hacerlo, sino que empiezan a darse cuenta de quiénes son.
 Les diré por qué esto merece una felicitación. ¡Estamos tan orgullosos! Estamos orgullosos. El orgullo es un orgullo compasivo,  del tipo que ustedes sentirían cuando su hijo da su primer paso, o dos, cuando ustedes sabían que él podía hacerlo porque ustedes lo hicieron, de modo que él puede, y él es suyo. Es hermoso. Ustedes baten palmas y se ríen de alegría (se ríe). El niño se cae y se pregunta qué les pasa a ustedes.  Tan complacidos de que ha comenzado. Ustedes pensaban que nunca caminaría (se ríe). Ustedes están en esa etapa.
Quiero contarles por qué es notable.  Manejarse en la nueva normalidad es aprender más allá del sesgo de la supervivencia.  ¡Los humanos ponen todo en compartimientos! No lo pueden evitar, porque esa es la consciencia de supervivencia. Fueron construidos así. Ni siquiera se dan cuenta de que lo hacen.  Puede que no les guste lo que voy a decirles, pero saben que es verdad. Cuando se encuentran con alguien por primera vez, las calculadoras de su cerebro trabajan extra, compartimentando a la persona frente a ustedes. ¿Éste será uno de los suyos? ¿No será de los suyos? ¿Cuál es su estatus social?  Es importante saber antes de hablarle. Un compartimiento, dos compartimientos. ¿De qué sexo es? Otro compartimiento. ¿Se puede confiar en él?  Depende de quién es, de qué sexo, qué estatus ¡Otro compartimiento! Ustedes determinan esto de un vistazo.  Son muy hábiles para esto. ¡Son tan hábiles para esto! Pero la verdad es que lo han linealizado en su mente.  Y este es sólo un incidente.
Cuando entran en un edificio, a causa de la familiaridad con su realidad, ya están inspeccionándolo. ¿Cómo se siente, de qué está hecho? ¿Están cómodos? ¿No están cómodos?  Ocurren una serie de juicios de los que ni siquiera se dan cuenta, y cada sinapsis encuentra un lugar en ese pequeño compartimiento que su cerebro ha construido para eso.
 Ustedes segmentan las cosas; no las juntan fácilmente.  Y aquí están: les estamos pidiendo que abran todas esas cajas y se olviden de todo eso.  Algunos de ustedes lo están haciendo. Una de las cosas más difíciles para un ser humano es conocerse a sí mismo. ¡Hum!  ¿Qué quiero decir? (suspira)  Dentro de ustedes hay una multiplicidad con la que no están cómodos.  Cuando piensan en sí mismos, queridos, en quiénes-son-ustedes, es difícil volverse hacia adentro y analizar, porque los seres humanos no analizan: sienten.  Tienen impresiones, emociones, sentimientos, que los guían de un lugar a otro.  Su cerebro lo pone en compartimientos, así es como funcionan.  Cuando se les pide que se sienten un momento y lo hagan consigo mismos, (se ríe) eso es otra cosa.  Es duro envolverse en una realidad en la que incluso pueden ver quiénes son.  Pero cada uno es uno; es una singularidad para su propia mente. Y entonces nosotros les decimos que hay una multiplicidad.  Déjame preguntarte, querido ser humano, dentro de tu proceso de pensamiento, ahora mismo, acerca de ti. ¿Cómo defines el alma?  Y si te pregunto ¿Quién es? ¿Me dirás: Soy yo?  ¿Se siente como que eres tú?  Y la respuesta es, "¡Ni la menor idea!"  Realmente no. No estás realmente consciente de ello.
¿Y qué pasa con el Yo Superior?  Queremos ponerles nombres a las cosas, desde este lado del velo, para ti, para que estés más cómodo sabiéndolo y, sin embargo, cuando lo hacemos se transforma en algo separado de ti.  No quieres pensarte como una multiplicidad, quieres ser uno.  ¿Con tu corazón?  Pero te compartimentas en estas piezas. El Yo Superior, el alma, el cerebro físico, el Innato. ¿Cuántos hay de ti? (se ríe).  Entonces, te diré esto: una de las cosas más difíciles que harás, es fundir todos esos en un solo tú.  Durante años te hemos dicho que debes hablar con esto que es tu cuerpo, corporalmente, y ahora te hablamos del Innato. No puedes evitarlo: los separas.  Aquí estás tú, y luego allí está él.  En el peor de los casos, aquí estás tú y allí ellos.  Y no los juntas. De modo que voy a volver a lo absolutamente básico para mostrarte qué hacer.  Te daré otra metáfora más, que ya has oído muchas veces, pero tal vez ahora empieces a apreciarla mejor.
 Esta es la premisa: tú eres uno. No hay multiplicidad; el alma, el Innato, el Yo Superior, el yo corporal, el cerebro, el cuerpo, todo está fundido en una energía que eres tú. Tienes que dejar de pensar en ellos como partes, y empezar a pensarlos como que son tú; tú hablando contigo. Las afirmaciones son para ti, hablando contigo.
Quiero hablar del amor, porque es la mejor metáfora que tengo.  Te hemos dicho antes que la consciencia humana no es la consciencia de Dios; que los procesos de pensamiento que tienes como ser humano, que incluyen ira, juicio, venganza, son todas cosas humanas; no son de Dios.  Ustedes a menudo las proyectan sobre la Fuente más alta.  Los griegos eran muy hábiles para eso: sus dioses incluso eran disfuncionales. (se ríe; el público ríe también), Si observan las estructuras religiosas de su planeta, todas tienen un techo sobre Dios: Dios piensa como un humano (se ríe).  Y en este proceso hay juicio, recompensa, castigo, todas las cosas que parece que hacemos.  Eso no es la Fuente Creadora; eso es los humanos poniéndole a Dios lo que ellos son .  Pero hay una cosa que Dios tiene, y  que ustedes la tienen dada por Dios, a través de la Fuente Creadora, y que no tenían, no realmente, hasta que vinieron los pleyadianos: ésa es la capacidad de amarse unos a otros.  Sucede una y otra vez, y en su vida pueden experimentarlo un número de veces.
 Vuelvo a la madre y su niño.  Madre, cuando ves a tu bebé por primera vez, cuando llegas a conocerlo, recién salido de tu vientre, la belleza es innegable; el amor es increíble; te enamoras del bebé. Y ese bebé podrá hacer cualquier cosa en los próximos meses, no importa, lo amas. (se ríe). Cualquiera sea el desaguisado que haga, dónde lo haga, cómo lo haga, simplemente sonríes porque lo amas.  Te pregunto, Mamá: ¿qué parte del niño amas?  ¿Qué parte?  Vamos, ¿será su alma, será su Yo Superior, será su Innato, será el cuerpo físico?  ¿Cuál?  (se ríe)  Y me dirás "¿A qué te refieres? ¡Lo amo completo!"  ¡Exactamente!  Estás enamorada de todo él.  ¡Ni siquiera se te ocurrió una posibilidad de que sea múltiple!
 ¿Lo van entendiendo?  Todos han estado enamorados. Algunos más que otros.  Y cuando empiezan a florecer los primeros colores y matices de ese amor, florecen en su frente, en su mente, en su corazón, ¿recuerdan cómo se siente? ¡ El amor puro da vuelta el cerebro! (se ríe). Incluso afecta el pensamiento. Algunos creen que es una forma de demencia transitoria (se ríe)  El amor verdadero por otro ser humano. Y les pregunto otra vez: en esos momentos, cuando miras al otro y suspiras, ¿de cuál parte de su todo te has enamorado?  ¿El alma?  ¿El Innato?  ¿Las células? ¿El Yo Superior? ¿La pineal? ¿El portal? La respuesta es: ¡No te importa!  ¡Lo que sientes es por todo el paquete!  ¿Cuántas veces te hemos dicho que es hora de enamorarte de ti mismo?  Tal vez ahora comprendas por qué.  Porque sólo después de hacer eso comprenderás que no hay partes.  Todo lo que hoy estudias es tú mismo.  Tu tarea de aquí en adelante es ésta: se te permite nombrar las partes, pero no se te permite separarlas de ti. Cuando empiezas a amarte a ti mismo, es todo o nada.  Las células, el Innato, el Yo Superior, el cerebro, el cuerpo, la consciencia, ¡es todo una sola cosa!
 Y si echas un vistazo al sistema estudiado hoy, verás que es interactivo. Te darás cuenta de que al empezar a trabajar con el Innato, tu cerebro funciona diferente.  Tu alma está más consciente. Eso que trajiste, que es una parte de Dios, está consciente de todo lo que estás haciendo y trabaja para ayudarte; hay procesos que van a funcionar inmediatamente, y tú ni los conoces, son multidimensionales dentro de estas partes de ti, que las cambiarán y literalmente las colorearán al mismo tiempo con una energía totalmente nueva. ¡Eso es una graduación!  Es aprender a caminar.
 De modo que te felicitamos por los primeros pasos, y te alentamos a pensar todo en forma diferente.  Antes de caminar, ¿cómo es el mundo del niño?  Está mucho más cerca del piso, ¿verdad?  (se ríe). Y cuando el niño empieza a caminar, las imágenes del piso desaparecen; al caminar, el mundo cambia completamente.  Eso les está sucediendo a ustedes.
 Prepárense para los cambios de paradigma, ¡a medida que reconocen el hecho de estar trabajando consigo mismos!
 Y no es tan difícil.  Porque eso que es tú mismo, quiere cooperar.  Eso que es tú mismo, incluso sabe lo que estás haciendo cuando lo estás haciendo.  Un concepto difícil de autorrealización. Auto-cognición.  Estos son los términos y conceptos y paradigmas del futuro.  Es el Yo Soy en ti. Un tiempo en que podrás mirar todas las cosas y comprender el Yo Soy en ti.  La consciencia es una parte de Dios.  ¡Bienvenido a la Familia!  (se ríe)
 Y así es.
 Kryon

Desgrabación y traducción: M. Cristina Cáffaro