martes, 28 de octubre de 2014

Kryon en la Isla de Pascua - Parte 4

                                                      Canalización de Kryon por Lee Carroll        
en la Isla de Pascua, el lunes 20 de Octubre 2014 Parte 4

Traducido en vivo en el lugar por Jorge Bianchi

Desgrabación: M. Cristina Cáffaro

Los Misterios de Rapa Nui Revelados

Saludos, mis queridos, Soy Kryon del Servicio Magnético.

Para aquellos que no están aquí, permítanme contarles del lugar. Nuevamente estamos en la isla de Rapa Nui. El viento está soplando, y los que están escuchando están sentados en el pasto frente a mí. El sol no está brillando en este momento, y entonces está un poco más frío. Nos sentamos frente a ruinas ancestrales que son algo distintas de las estatuas de moai que hemos visto. Ésta en particular honra a lo femenino. La canalización no será larga.  Hay un par de cosas que me gustaría decir, y me gustaría pedirle a los ancestros su permiso, en este lugar sagrado, para revelar  la verdad.
Este es el tipo de canalización que escucharías después. Mucho más adelante. Este es el tipo de canalización que si es preservada, muchos escucharán como validación de lo que vendrá. Los rapanuis son mucho más grandiosos de lo que ellos piensan. Lo que voy a decir no tiene la intención de cambiar su historia, sino más bien agregarle a ella. La intención de mostrar que es más grandiosa de lo que piensan.
He dicho que hubo civilizaciones antes en esta isla y esas civilizaciones fueron rapanui. Sus ancestros fueron los primeros aquí. Ahora escuchen: ellos no provenían de la tierra del continente; no venían de Tahiti o ningún otro lugar de la Polinesia, sino que provenían de Lemuria. La magia de la isla contiene la Fuente directamente proveniente de la ruptura, como lo decimos, de la energía lemuriana. Esto no es difícil de imaginar,   que existiese civilización aquí antes de su historia registrada. Justo ahora en el planeta, esto está siendo descubierto en otros continentes, incluso tan lejanos como Bulgaria, tan cercanos como la península de Yucatán, allí están descubriendo pirámides y ruinas que no reflejan su historia inmediata. Hay cosas en esta isla todavía por ser descubiertas. No simplemente más estatuas (se ríe) y cuando descubran los templos se darán cuenta de que estos templos no reflejan su historia o su cultura. Y pueden que se pregunten entonces ¿quiénes estaban antes de nosotros?  Y la respuesta es otros rapanuis.
¿Es posible que otros rapanuis realmente no lo lograsen? Que sus guerras fueron casi completas, con muy pocos que quedaron vivos para reconstruir y comenzar de nuevo. Sólo para luego recomenzar y recorrer el mismo ciclo humano una vez más y quizás destruirse a sí mismos, y que la historia de Rapa Nui como está registrada y se reporta hoy sea muy distinta porque ellos sí lo lograron. Ellos desarrollaron la consciencia que atendió los asuntos y que resolvió el rompecabezas de la mejor manera que pudieron. Los tiempos de guerra se convirtieron en tiempos de paz; sistemas que intentaban resolver las diferencias que tenían las familias, que las tribus tenían. Por más de 100 años tuvieron la paz que deseaban. Y de las tres civilizaciones que habitaron este lugar, ellos fueron los únicos que lograron hacer esto. Y su historia es una historia de una consciencia rapanui más alta. Y esa es la primera parte del mensaje.
Ahora quiero completar o ampliar esto con una historia.  La Historia se pasa mediante historias; entonces me gustaría contarles esta historia, la historia de la llegada, de venir a Rapa Nui. Esta historia ya es contada por los rapanuis. Pero aquí está lo que ellos no reconocen. Las fechas no son las correctas.
Los primeros en llegar aquí, en las historias que cuentan los rapanuis representan tiempos más antiguos que el tiempo en que los egipcios construían sus pirámides. Su historia dice que ocurrió un sueño en Lemuria, y el sueño decía que existía una isla y esta isla estaba ubicada en un lugar donde podían desarrollarse, pues Lemuria se estaba hundiendo. Era un lugar entonces al que podían ir, y conforme avanza la historia, es una visión, sólo una visión. Y entonces muchos vinieron en un barco, tantos como siete para revisarla. Y entonces encontraron Rapa Nui. Así habla la historia, y me gustaría completarla, mejorarla un poco.  Y quiero presentar algo que muy pocos han pensado, y lo llamaré "Conectando los puntos." No es una historia larga.
La historia de Lemuria es una historia de la creación del planeta: los pleyadianos provenían de las estrellas, y entregaron su semilla a este planeta, y el planeta fue sembrado, se colocaron semillas, en varias partes, con gracia, y amor y divinidad, de parte de una raza de la Galaxia que ayudó a la humanidad. En términos de ciencia, ellos fueron responsables por los 23 cromosomas que tenemos los humanos, en lugar de los 24 que tienen los anteriores a los homínidos. Los científicos lo llaman el eslabón perdido. Los humanos son distintos a todos los otros animales en la estructura de su ADN.
 En Lemuria era distinto. Una isla muy grande, cuando la montaña estaba fuera del agua, empujada por una burbuja de magma, similar a la historia del Parque Yellowstone, en la parte continental de los Estados Unidos, entonces la montaña resultaba ser algo enorme.
Y aquí es donde la historia comienza. Siéntense por un momento y escuchen al Tío Kryon. (se ríe) Por miles de años los lemurianos vivieron en paz. Tenían instrucciones de parte de los pleyadianos.  Mis queridos, los pleyadianos no vinieron y luego se fueron. La premisa que hemos entregado antes les pide que conecten hoy los puntos para su validación, y la premisa es que los pleyadianos le enseñaron a la humanidad ciertas cosas. Dependía  de la humanidad , de su libre albedrío el que se llevaran entre sí o no, pero los padres enseñan a sus hijos ciertos atributos antes de impulsarlos hacia el mundo exterior, y luego de esto ya los hijos están por su cuenta. Los pleyadianos le enseñaron a la humanidad lo básico, lo fundamental, y más. Le enseñaron sobre biología y le enseñaron sobre las estrellas. Y esto era Lemuria.
Lentamente los pleyadianos retiraban su conocimiento y con ello la humanidad pasaba a estar por su cuenta. La isla comenzó a hundirse. No fue algo rápido, pero lo suficientemente rápido para causar preocupación. Ahora escuchen.  Todos los pueblos y las villas estaban sobre la línea de costa. Allí es donde estaba el pescado. Allí estaba la comida. Ahí estaban ubicadas las ciudades. La parte alta de las montañas era para ceremonias, de la misma forma que ocurre en las otras islas, incluso hoy. Conforme la isla se hundía, los asentamientos desaparecían. Los lemurianos avanzaban torpemente hacia arriba de las montañas y llevaban consigo todo lo que podían, conforme observaban cómo el agua tomaba sus asentamientos. Si le preguntan a algún científico sobre el nivel del mar hace miles de años, les dirá que era más bajo. ¿Es posible que incluso aquí en Rapa Nui, que encuentren evidencia de su civilización justo más allá de sus costas? Los niveles de los océanos son más altos hoy en general. Les acabo de entregar una pista de dónde buscar.
Los lemurianos continuaron ascendiendo por su montaña conforme ésta se iba hundiendo. Tomó más o menos tres años hasta que se sumergiese al nivel donde está hoy. Eso aun así es muy, muy rápido en términos geológicos. Incluso hoy en Hawaii hay actividad que ocurre muy rápido. Los lemurianos estaban asustados. Ahora no tenían pueblos ni ciudades, pero podían todavía pescar. Sobrevivieron, y la isla continuó hundiéndose Y allí es cuando comenzaron a tener las visiones. ¿Adónde podían ir? La isla podía llegar a desaparecer bajo las aguas, y en ese caso todos morirían. ¿Adónde podían ir?
Las visiones son intuiciones; sin embargo son multidimensionales y hay lugares aquí en Rapa Nui que son multidimensionales, causados por anomalías magnéticas, lo cual crea pequeños portales de energía, que literalmente conecta con otras partes de la Tierra. La visión tenía que ver con Rapa Nui; una isla similar a la que estaban acostumbrados, un sueño. ¿Existía? Entonces reunieron al grupo de aquellos que tratarían de encontrarla. ¿Existía o no?  ¿Qué tan lejos estaba?  ¿Cómo sabrían cómo llegar a ella?  Y aquí es donde quiero que presten atención, pues estamos por terminar esta historia. De hecho se subieron entonces a su pequeña embarcación que no era más que una canoa grande. Recuerden que los lemurianos no viajaban muy lejos; sólo alrededor de su montaña. No tenían embarcaciones grandes. No habían desarrollado el arte de navegar a vela, con viento. Sólo pequeñas velas. Siguiendo las corrientes, navegando lo mejor que podían. Y encontraron Rapa Nui. Contra todas las probabilidades, quizás. Un pequeño punto de tierra en el hemisferio sur.  ¡En el hemisferio sur!
Ahora, lo que ocurrió a continuación es donde quiero que conecten los puntos. Cuando encontraron Rapa Nui, ellos regresaron a Lemuria a contarles. Y aquí está la pregunta del día: ¿cómo supieron cómo regresar? Y dirán, "¡Es fácil! Navegaron siguiendo las estrellas, por supuesto!" Y yo les diré: Sí, seguro! ¿Realmente? ¿Has visto el cielo aquí, norteamericano?  No hay ninguna estrella que reconozcas. ¡Nada! Ellos estaban en Rapa Nui, listos para regresar, miraron las estrellas, y no reconocían nada. ¿O sí lo hacían?  Y esta es la conexión de los puntos que quiero realizar hoy. Nunca habían estado en el hemisferio sur. Escuchen:  ellos sabían todo sobre las estrellas, y hay solamente una forma en la que podían saber, y es a partir de aquellos que les enseñaron, aquellos pleyadianos. Una de las primeras o más importantes validaciones: conocimiento que fue entregado más allá de lo que algún ser humano podía saber. Navegaron de regreso cruzando el Ecuador, donde los cielos cambian y las estrellas se volvían más familiares. Y lograron llegar de vuelta a Lemuria. Y volvieron nuevamente aquí. ¿Cuántas veces? ¿Quién lo sabe? Navegando por estrellas que nunca habían visto. Ves, los rapanuis  son mucho más grandiosos que lo que piensas. Llegaron aquí con información avanzada. Algo de esto es descubrible más adelante en esta isla. No han terminado de descubrir. Han sido pacientes con la historia del Tío Kryon. Y estoy seguro que habrá más.
Y así es.

Kryon

Desgrabación: M. Cristina Cáffaro