jueves, 25 de septiembre de 2014

La Lección - Kryon por Lee Carroll

Canalización de Kryon por Lee Carroll
en Grand Rapids, EE.UU., el sábado 31 de Mayo de 2014

Desgrabación del audio y traducción: María Cristina Cáffaro


LA LECCION

Saludos, queridos, Yo Soy Kryon, del Servicio Magnético.

En este salón hay algunos que nunca antes oyeron esto.  Probablemente no.  Cuando se reúnen seres humanos de mentes afines, ocurre algo diferente.  Así, estos cortos mensajes canalizados se convierten en introducciones de la energía del amor.  Verán, para que esto funcione tiene que haber discernimiento de parte de ustedes.  ¿Es real esto?  Lo hemos preguntado cada vez, durante un año y medio.  Quiero que el alma antigua en este salón sepa que esto es exacto y real porque su propio discernimiento se lo dice, no sólo porque se supone que debe creerlo.

 El proceso de canalizar está cambiando.  Mi socio lo sabe, le previne que así sería.  Él ha hecho el cambio gradualmente, para que funcionara en una energía nueva. Aquellos que siguen estos mensajes, que han estado escuchándolos y leyéndolos durante décadas, saben que los mensajes son diferentes. El velo se ha levantado apenas un poco, lo que permite una comunicación más clara de la Fuente Creadora que es Dios en ustedes, de uno a otro lado del velo.

 La consciencia del hombre en la silla, mi socio Lee, se hace a un lado; ahora bien: él está aquí, y con libre opción ha pulido este proceso para sí mismo – para sí mismo – de modo que puede hacerse a un lado y observar.  Cada canalizador individual en el planeta tiene su proceso propio, no hay formas correctas y erróneas de hacer esto que ven aquí.  Pero quiero decirles que esto que ven está a disposición de todos ustedes.  No para sentarse ante un auditorio, tener un seminario; no se trata de eso, sino de la capacidad para sentarse y abrirse a una comunicación directa desde el otro lado del velo.

¿Hay algo que quieres saber sobre ti mismo? ¿Cosas que están abiertas si quieres preguntar? No la clase de preguntas que no podemos contestar porque debes desarrollar las respuestas tú mismo, sino las preguntas que quieres: el mapa que tanto has deseado durante años para ayudarte a saber qué será lo siguiente, qué hacer, cómo sentir, cómo sanarte a ti mismo.  Cómo actuar.  ¡Cómo superar los miedos! Cómo sentirte cómodo con todo esto tan nuevo.  Estas preguntas pueden responderse.

Pero se requiere que hagas algo incómodo: vas a tener que confiar en aquello que está en tu interior, de lo cual en realidad dudas;  cada alma antigua en este salón es culpable de esto, porque esto es la vieja energía para ti.  Puede evitarse.  Así es como te educaron; así lo aprendiste; es tu realidad el dudar de que esto sea real.

Y de repente te voy a decir algo: las energías que en el pasado eran tan intangibles, que iban y venían, que eran tan oscuras en el pasado, van a disiparse.  Eso sólo sucederá si tú lo permites. De modo que tendrás que enfocar estas cosas en forma diferente.  ¿Cuántos de ustedes todavía entran en meditación con una actitud de “Dios, ayúdame”?  (Kryon se ríe)  “¡Dios, ayúdame, aquí estoy sentado y necesito ayuda!”  Si enfocan la situación así, no van a obtener una buena respuesta.  Van a conseguir un juicio intelectual de lo que ustedes creyeron oír de parte de Dios.

¿Porqué no te relajas?  Mientras respiras, absorbe la energía de Todo lo que Es;  sabe que has vivido ¡tantas veces!  Esta vida, ahora mismo, las decisiones que vas a tomar, las cosas que te gustaría saber, son sólo una gota en el recipiente de quién eres realmente.  Esto es sólo un bache en el camino. Entonces relájate y di: “Querido Espíritu, dime lo que necesito saber.”  Y no le explicas a Dios el asunto porque Dios está contigo todo el tiempo.  Ya has oído esto, pero no en este contexto. Antes sólo fueron palabras; ahora te estamos invitando a hundirte en la esencia de quien eres, el Dios interior, y dejar atrás todo lo demás que sea de 3ª D.  Vas a descubrir una nueva energía de aceptación.  Te hemos dicho que hay una mano extendida, que es tu Yo Superior diciéndote: ¿No es hora de que me encuentres? ¡Que realmente me encuentres!  ¡De veras me encuentres!  Un alma que está siempre dentro de ti, que conoce tu akash, que sabe todo sobre la creación del universo, es parte de ti.  Y que es un instrumento para tu información y guía, y salud y larga vida,  que has mantenido a distancia toda tu vida.  Ah, tú dices que no es así, pero sí lo es, porque la vieja energía te obligó.  La nueva energía lo está abriendo; se está abriendo. Penetra en la esencia; si tuviste esa experiencia antes, espera penetrar más profundamente ahora, y obtener las respuestas que antes no lograste.  Pero vas a tener que dejar atrás todas las dudas.

¿Crees que hay dentro de ti una Fuente Creadora que es eterna?  Tendrás que responder a esto: sí o no.  Si tu respuesta es “No estoy realmente seguro”, vas a llegar sólo hasta allí.  El siguiente paso es estar seguro. Haz lo que necesites para estar seguro, y si vas a buscarlo, estarás seguro, ¡porque esto es una promesa!  Ya te hemos dicho antes: hay un mecanismo del que no has tomado nota, que está en tu cuerpo y en tu consciencia y en el mismo diseño de tu ADN, la ayuda benevolente.  Si tu cuerpo y tu consciencia y tu ADN espiritual ven que estás buscándolo, van a ayudarte a encontrar una respuesta. ¿Sabías eso?  Ya no se trata de seguir empujando una roca cuesta arriba;  dentro de ti hay un sistema que va a cooperar para atraerte hacia la verdad. ¡Atraerte hacia la verdad!

Ahora bien; esto es bastante nuevo.  De modo que lo primero que les aconsejo en este salón es dejar atrás todo lo que creían saber sobre la forma en que Dios trabaja con ustedes.  Porque algunos ya decidieron mentalmente: ya estuvieron allí, ya hicieron eso, no va a funcionar, ¿qué otra cosa hay?

Quiero que vayan a lo básico, y penetren en su esencia y vean qué hay allí, que algunos incluso lo han olvidado porque nada parecía funcionar.  “Bueno, Kryon, verás; yo no medito por esto o aquello, o lo he probado pero yo no soy así.”  Las cosas son diferentes, diferentes de veras.  Alma antigua, estás hecha para esto.  ¡Hecha para esto!  ¿Qué te trajo a este salón?  ¿Qué es lo que realmente te trajo a sentarte en este salón por este tiempo y escuchar lo que dice un individuo en una silla, simulando?  ¿Qué te trajo aquí?

Ahora bien, ¿qué dice tu sistema de discernimiento, en este mismo momento?  Verás, hubo suficiente tiempo para que los del entorno que yo traigo se sienten cerca de ti, se paren detrás de ti, estén en tu regazo que crees que está vacío.  Algunos pueden sentir esto, como hormigueos, tal vez como pesadez en sus miembros.  Haremos todo lo que podamos, dentro de nuestras reglas respecto a la libre opción del ser humano, para hacerte saber que estamos aquí.  Te daremos sincronicidades en abundancia, hasta que te des cuenta de que son sincronicidades y no accidentes.  Te haremos mirar el reloj para que veas las once y once (Kryon se ríe).  Una, y otra, y otra vez hasta que elijas decidir que no es coincidencia.  Algunos dirán:  “¡Aquí hay algo!”  Podemos llegar sólo hasta allí. Te daremos señales de que nunca estás solo: hasta allí podemos llegar.  Tú tendrás que abrir la caja y mirar dentro.  Si lo haces, el sistema de consciencia benevolente te empujará, y el tirón está en tu cuerpo, que te atraerá hacia la verdad.

Escucha: no hay ninguna energía en tu ADN que te aparte de la verdad. ¿Me oíste? No hay ninguna entidad esotérica en este planeta, con ningún nombre perverso, que esté designada para apartarte de la verdad.  Eso es mitología; es lo opuesto a lo que está en tu interior, que es Dios, y si miras, el sistema te atraerá hacia sí.  Pero tienes que mirar con pureza: no en forma casual.  Si dices “Bueno, eso sonaba bien, me gustó lo que dijo el individuo en la silla, creo que mañana lo probaré.  Le concederé tres minutos, y si no funciona trabajaré con alguna otra cosa.”  Intención casual; no va a llevarte a donde realmente quieres ir (se ríe).  No hay nada de casual en el amor.  No te enamoras por casualidad.  O sí, o no: lo sabes.  Esta invitación es para que te enamores de la esencia: de ti mismo.  El Dios en ti; ésa es la parte de la que te enamoras.  Y estarán todos los síntomas de estar enamorado.  La paz...  (se ríe), el corazón un poquito encantado por lo que está sucediendo;  tal vez disociarse un poco de la 3D, suceden todas esas cosas.  Y empiezas a sentir que estás cambiando.

Quiero que le des a esto una oportunidad; va a cambiar todo para ti.  No te he pedido que confíes en una entidad, ¿verdad?  No te he pedido que rindas culto a nadie.  Es hora de tener sentido común espiritual.  Dios está dentro de ti.  Ese ha sido el mensaje de todos los Maestros que caminaron por este planeta. Es el mensaje de las primeras religiones organizadas de la Tierra; aún es válido, ve y descúbrelo.

Mi socio regresa.

Y así es.


Kryon

Desgrabación del audio y traducción: María Cristina Cáffaro