jueves, 25 de septiembre de 2014

Congelado en el Tiempo - Kryon a través de Lee Carrroll

Canalización de Kryon a través de Lee Carroll,
en Grand Rapids, EE.UU.  Sábado 31 de Mayo, 2014

Desgrabación del audio y traducción: María Cristina Cáffaro


CONGELADO EN EL TIEMPO

Saludos, queridos, Yo Soy Kryon del Servicio Magnético.

El verdadero mensaje que tenía para todos ustedes lo dí esta mañana.  Tiene que ver con lo desconocido, ¿verdad?  Un sistema oculto dentro de ustedes.  Una consciencia del cuerpo, lista para ayudarlos, si desearan iniciar un proceso que no llamaré iluminación, sino volverse más grandes en aquello que conocen.  Más grandes en aquello que conocen. Algo que los empuja hacia adelante, les muestra cosas que los llevan al lugar correcto, si ustedes escuchan.  Ahora bien, esto les está oculto, como muchas cosas están ocultas para ustedes.  Esta canalización en particular, esta noche, no será una prueba de resistencia (Kryon ríe).  De hecho es divertido para mí, si quieren usar esa palabra. Mi socio no sabe adónde vamos, y si supiera, probablemente no querría ir allí. (el público se ríe).  Porque ocasiona controversias entre los que escuchan y leen, pero tengo que decir lo que debo decir.

He aquí la premisa de la enseñanza para esta noche:  cada vez que juzgan una cosa en este planeta, lo hacen con el recurso de lo que ustedes saben.  Y eso, entonces, sesga el resultado de su juicio.  Cada decisión que toman respecto a lo que descubren en la historia, cada decisión, pasa por un proceso lógico, intelectual, que se honra – tal vez incluso un proceso científico – basado solamente en lo que ustedes ya saben.  Eso los lleva a conclusiones que suelen estar tan equivocadas como sea posible.  No hay misterio en esto,  hay total acuerdo en que es lo mejor que pueden hacer.  ¿Cómo podrían llegar a otras decisiones basados en cosas que no conocen o de las que no tomaron conciencia?  Entonces, querido ser humano, quiero decirte que en esta era moderna, en esta cultura, no sabes mucho.  No sabes mucho de lo que está allí afuera, de lo que ha pasado históricamente; no sabes mucho sobre culturas del pasado que nunca te dejaron algo para que estudies.  No sabes sobre las cosas que simplemente asumes, o costumbres, porque sólo estás usando tu lógica y el razonamiento de hoy en día para juzgar el pasado.

Por eso quiero darte algunos ejemplos, y esto me resulta divertido, si se puede usar esa palabra, delicioso para mí porque puedo exponer algunas cosas para que pienses, a raíz de lo que no sabías.

Déjame empezar con un ejemplo que comprenderás muy bien.  Voy a titular esta lección (se ríe) “Energías Antiguas Congeladas en el Pasado.”  Energías antiguas congeladas en el pasado. Queridos, las culturas vienen y se van.  Aprenden algunas cosas que otras culturas usurpan y las pueden hacer mejor.  Y una cultura abandona la cosa que la otra cultura ya no necesita.  En este proceso pasan cientos de años, sin Internet (se ríe), y no hay nada que buscar, nada para ver, y todo eso se olvida.

Imagina por un momento que eres un cavernícola.  Imagina, por un momento, que como hombre de las cavernas encuentras una cápsula del futuro, y en esa cápsula – mi socio me está diciendo esto ahora, porque sabe adónde va esto – en esa cápsula hay un pasacassette Sony.  Ahora bien, esto es para escuchar cassettes de audio.  ¿Y qué piensa el cavernícola?  ¡No tiene idea! Ninguna idea en absoluto; no tiene un concepto de lo que eso pueda ser.  Nada.  Ahora bien. Damos vuelta la página.  Tienes en casa un niño de siete u ocho años y le das un paquete con un pasacassette Sony.  No tendrá idea de lo que es.  Si le dices que es para escuchar música, igual no va a tener idea. Puede presionar los botones, abrir la caja, mirarlo y fruncirá el ceño.  No tiene ni un concepto.  Entonces, si te tomaras el trabajo de explicarle qué es, para qué sirve, y le mostraras un cassette que puede contener todo un álbum de música, pondría los ojos en blanco.  Porque él tiene un aparato mucho más pequeño que puede contener cien albums de música.  Esto no está en su consciencia, nunca lo ha visto.  Un pasacassette: congelado en el tiempo.  Los antiguos no saben qué es; los niños de ahora no saben qué es.

¿Y qué va a pasar con eso?  Si no hubiera Internet, se perdería.  Todo el proceso que ocurría en ese tiempo en que se escuchaba música con eso: la tecnología, el razonamiento, la ciencia, todo perdido.  Hoy ustedes archivan todo, de modo que hoy en día no se perdería.  Pero no es de eso que quiero hablar, sino  del ejemplo.  Una tecnología congelada en el tiempo; ya no se usa; olvidada.  ¿Será posible que haya otras?  Ahora no quiero hablar de tecnología, me gustaría hablar de procesos, culturas, creencias que ustedes no conocen.

Ahora bien: tu ADN no funciona muy bien; menos del 40%, de modo que cuando ves ciertas cosas no puedes recurrir al akash; no puedes entrar y obtener la verdad; sólo puedes tomar decisiones basadas en lo que sabes.  Hay un lugar, en este planeta, donde los indígenas crearon rutas que no van a ningún lado. Se descubrieron desde el aire: son tan largas, tan rectas, tan exactas, y no van a ningún lado.  Miras la habilidad con que se hicieron y puedes ver algunas incluso bellamente pavimentadas, tan rectas como es posible, y recorren a veces cientos de kilómetros – y no van a ninguna parte. ¿Qué te parece eso?

Entonces el ser humano recurre a la mayor lógica que le es posible; pueden formar comisiones para considerar todas las posibilidades de para qué servían esos caminos.  Y dirán: “Bueno, ellos no tenían vehículos, de modo que no había razón para que construyeran caminos, en realidad;  especialmente tan rectos, y que ni siquiera iban a otra ciudad; simplemente iban.  Interesante; cuando los miras desde el aire es raro, porque parecen pistas.  Pistas de aterrizaje.  Entonces, el siguiente pensamiento lógico – ya que ahora los humanos tienen pistas de aterrizaje – es que estas son pistas del pasado.  Y el siguiente pensamiento lógico es que, si existen, es porque alguien necesitaba pistas de aterrizaje. ¿Qué?  ¿Vehículos voladores?  ¡Extraterrestres!   ¿Ven la lógica de esto?  ¿Comprenden lo que digo? Ustedes, como seres humanos, ven a aquella cultura desde su punto de vista, no desde el de ellos.  Entonces existe todo un grupo de la humanidad que mira esos largos caminos –  nosotros no queremos identificarlos – creados por los antiguos, y dicen “¡Pistas de aterrizaje!”  Para los de las estrellas.  Ahora les voy a decir qué son (se ríe) y les mostraré la tontería de lo que ustedes pensaron que eran; y eso me resulta divertido.
No es divertido para mi socio, pero sí para mí.

En primer lugar:  ¿tiene sentido para ustedes que una nave de las estrellas, que tiene que conocer el viaje interdimensional, que vendría del espacio interestelar, necesite una pista de aterrizaje?  Nunca pensaron en eso, ¿verdad?  Quiero llevarlos de vuelta a esa cultura, porque ustedes no saben lo que ellos enfrentaban.  Ustedes no saben qué estaban haciendo.  Este es un lugar de la tierra que es desértico; allí no crece nada.  Pero no era así cuando ellos lo habitaban: era floreciente.  Cuando las lluvias cesaron, en esta cultura, su dios les ordenó construir un camino. Y ellos lo hicieron.  No cuestionaron eso.  Cuanto más largo el camino, mayor el honor para su dios, que les daría la lluvia; y ésta nunca llegó.  Construyeron, y construyeron, y construyeron; la hicieron tan perfecta como pudieron, y cuanto más larga mejor era la posibilidad de tener lluvias.  Pero las lluvias nunca llegaron.  Poco a poco se extinguieron; cuando se fue el último de ellos , sólo quedó el camino.  Esa es la verdad.  ¿Sabían eso?  ¿Sabían ustedes algo sobre su dios, su cultura, su clima, conocían algo de todo esto? La respuesta es ¡No! Congelados en el tiempo; perdidos en la historia; nunca se escribió, no existía Internet.  Esto les conduce a pensar en las cosas de su propia cultura que ustedes entienden, porque como tienen aviones, esas tenían que ser pistas de aterrizaje.

Esto es una entre tantas cosas, querido.  Hay una razón para que te cuente esto, y la vas a ver en seguida.  Con la geología pasa algo muy similar, ya lo hemos tratado antes:  ustedes basan todas sus suposiciones geológicas sobre lo que ven en los cañones y sobre su formación sobre una premisa: que lo hizo el tiempo.  Pero ustedes no estaban allí para verlo.  Se basan en lo que ustedes ven hoy en día. Este mismo planeta benévolo que no tiene grandes cataclismos, un planeta que está allí quieto, un planeta benévolo que está gastado por el tiempo, tal vez millones de años para crear una rugosidad aquí y otras cosas allá.  Déjenme llevarlos a un período de trescientos años que creó el Gran Cañón, hace largo tiempo, cuando todo un océano corría en ambas direcciones, a causa de los cataclismos de la Tierra.  En trescientos años cavó ese cañón, así de rápido.  Los geólogos les dirán que hay un delta en cada extremo del cañón ¿les parece que eso tiene sentido?  Corría en ambas direcciones.  Pregúntenles si encontraron caracolas marinas por allí, y les dirán que sí.  Hubo un océano, que corría en ambas direcciones, y cavó ese cañón en trescientos años.  Yo estaba allí.

Ustedes sólo pueden decidir en base a lo que saben, no a lo que no saben; los geólogos no saben eso. Y no está en ellos suponerlo porque no hay evidencia. Porque los tiempos en que sucedió no son evidentes – todavía.  Hay algunas cosas que van a descubrir, que los conducirán a esto; ustedes observen.  Algún día admitirán que toda esta cosa tuvo corta duración y se produjo muy rápidamente. ¿Ven lo que estoy diciendo?  ¡Ese conocimiento está congelado en el tiempo! Ustedes no lo tienen. No tienen imágenes de eso; no las tienen hoy en día porque la Tierra está quieta, en lugar de dinámica, entonces suponen que todo eso lo produjo en millones de años un pequeño río que talló todo eso.  Pues no fue así.

Los antiguos crearon estructuras enormes, gigantescas. Tenían bloques de granito que pesaban toneladas, traídas de canteras a gran distancia, y construían monumentos que hoy parecerían imposibles.  Ustedes los miran y dicen “¡Era imposible!  ¡No pueden haberlo hecho!  No tenían la tecnología de hoy en día, no hay forma de poder construirlos sin ciertos tipos de máquinas.”  Y esa es su decisión.  Entonces, ¿cómo lo hicieron?  Otra vez:  tuvieron que tener ayuda.  Probablemente tenían aparatos de levitación venidos del espacio exterior.

Ahora bien, voy a romper el paradigma y contar una verdad que puede que no la crean:  No, no tenían eso (se ríe).  El paradigma de tu cultura es que todo debe hacerse con rapidez y eficiencia. Te cuento sobre la cultura de ellos.  ¿Comprendes que construían monumentos para reyes que aún no habían nacido?  ¿Y sabes cuánto tiempo les llevaba?  ¡Vidas!  ¿Sabes cuántas personas participaban? Cientos de miles!  Llevar este bloque de granito hacia allá.  Está bien, toma un par de años, se hace pulgada a pulgada. Se arrastra con palos y sogas.  No importa cuánto tiempo se requiera.  A veces eran esclavos, muchas veces no.  Estaban allí voluntariamente para ayudar a su rey, el que aún estaba en el útero de la reina.  El que tendría una pirámide, tal vez, o acaso otro tipo de estructura, cuando muriera.  Y ellos aportaban dos, tres semanas por año, desde todo el país.  Venían de a miles, a tirar de las cuerdas, a engrasar los palos, y tenían algo que no has tenido en cuenta:  matemáticas, mucho de matemáticas.  Entendían de poleas; todas las cosas que hoy tú conoces, sobre reducción de la fuerza.  Sabían de eso.  Planes ingeniosos para deslizar cosas cuesta arriba, lenta, muy lentamente, con la fuerza de miles de hombres, para colocarlas en un lugar donde pudieran darse vuelta.  ¿Crees que una pirámide siempre tuvo aspecto de pirámide? ¿Qué aspecto tiene un edificio cuando lo están construyendo?  ¿Se parece al edificio terminado?  ¿No te parece que ellos tendrían cosas allí alrededor para ayudar?  ¡Claro que sí!

Pero eso no fue en tu cultura, y es una ciencia que se congeló en el tiempo. ¡Congelada en el tiempo!  Oh, hay pistas de lo que hicieron. No muchas.  Esa es la verdad.  Pero tú no podías saberlo.  Porque todo lo que ustedes hacen es mirarlo desde el punto de vista de lo que saben. La idea de que algo lleve años, tal vez toda una vida, con miles y miles de hombres involucrados, no está en tu consciencia. Hoy en día no se construyen cosas de ese modo.  Por tanto, no extrapolen su fórmula a la que ellos usaban.

Les hemos contado que los lemurianos tenían templos de rejuvenecimiento en la cima de Hawaii.  Era una montaña, elevada por un bulto que estaba allí.  Allá arriba había glaciares.  Ese bulto había estado allí durante miles de años, ya estaba incluso antes de que llegaran los lemurianos. La montaña de Hawaii es la más grande del planeta, medida de la cima al pie, aún cuando el pie de la montaña está bajo agua. La mayoría de ella quedó expuesta, empujada hacia arriba por este bulto de magma.  El magma se hinchó en forma muy similar a como pasó en el parque Yellowstone, que es otro punto caliente del planeta.  Es un proceso geológico que tiene lugar; no es un misterio.  Elevó las cumbres de la montaña por encima de los 30.000 pies.  Allí hace mucho frío, y estuvo muy frío durante un largo, muy largo tiempo.  Cuando hay temperaturas de 50 grados centígrados bajo cero, y persisten por muchos, muchos años, allí hay frío extremo. Ahora bien, los lemurianos usaron tecnología de superfrío, sin electricidad, sin el conocimiento de nada más que la química.  Con ciertas clases de química se puede extrapolar calor de cualquier cosa. Química congelada en el tiempo, y no es un juego con la palabra congelar (se ríe).  Usaron una tecnología de superfrío para crear un evento cuántico en la cima de la montaña, y eso creó los templos de rejuvenecimiento en los que ellos la usaban para cambiar el ADN. De hecho ellos podían manipular la masa; ustedes están recién ahora descubriendo la tecnología del superfrío.  Pero algunos dirían: “Imposible, no pueden haber hecho esas cosas sin computadoras, sin electricidad, sin otras cosas”  todo esto basado en lo que hoy ustedes conocen como su realidad,  pero no en lo que ustedes no saben.

Te daré un ejemplo más para el final, de esto queremos hablar.  Querido ser humano, tú crees saber mucho sobre la salud, ¿verdad?  Tienes la ciencia más moderna.  Pero hay cosas que no conoces.  ¿Puedes imaginar ser parte de un sistema de salud que no conocía los gérmenes? (se ríe)  Y luego, cuando tuvo lugar ese descubrimiento, todo cambió.  ¿Te imaginas cómo habrá sido?  ¡En los campos de batalla, aún con los mejores médicos, sin saber nada de gérmenes!   Sin importar qué hicieran, las tropas morían igual.  Porque ellos no entendían nada de esterilización, ni de microbios, ¡ni nada de eso!  Nada.  Hasta que recibieron esa información, y de pronto todo cambió.

Ahora bien: aquí va la premisa del día:  ¿será posible, querido ser humano, que se te haya perdido algo en el camino?  ¿Tienes alguna idea de lo que hay en las selvas de esta Tierra?  Los chamanes lo sabían: podían curar casi cualquier cosa.  Gaia colabora con ciertas clases de energía, y las energías chamánicas del planeta estaban muy dedicadas a conocer lo que yo llamaría la química de las plantas.  Dentro de la colaboración del sistema de Gaia hay curas para todas las enfermedades. ¿Sabías eso?  Ellos podían curar tantas cosas, directamente de la Tierra, en forma natural, sin efectos secundarios, sin artificialidad, sin industrialización.  Ya has oído sobre esto.  Los consideraban raros, así que vivían en las afueras de la aldea, y todo lo que ellos sabían, todo lo que sabían, se perdió.  Se perdió con las ideas modernas sobre Dios; se perdió cuando ellos curaban a alguien y no se comprendía y lo consideraban perverso.  ¡Completamente perdido!  Ahora bien; aquí estás; eso está congelado en el tiempo.  Todo lo que ahora tienes es artificial. Casi todo.  Aquí está el meollo de la cuestión: mi socio hizo hoy algo que yo le pedí; tomó tiempo para presentarles cómo podría ser el hombre nuevo.  Cuando empieza a aumentar el porcentaje en que opera el ADN, empiezan a nacer niños que aprovechan el akash, ya no tienen que aprender a caminar, a leer.  Lo hacen, en un tiempo breve, antes de los dos años de edad.  Porque están recordando algo que ya sabían.

Ahora bien: esto es nuevo.  Vayamos al paso siguiente, alma vieja. ¿Cuántos de ustedes han sido chamanes?  ¿Empiezan a entender esto?  A partir del grupo de almas viejas, en las próximas dos generaciones, en este planeta se recordará la tecnología congelada.  Recordarán la química que extrae el calor, recordarán los principios de la supervivencia; esto les llegará por partes, y habrá algunos de ustedes que se harán famosos por sus descubrimientos, que sólo consisten en recordar lo que solía ser.  Será el comienzo de una revolución; no en la medicina, sino en la relación con las selvas; estas cosas se rescatarán al recordar las energías chamánicas y la información en la que tantos participaban.  Y la mayor diferencia por la cual lo recordarán ahora y no antes, es que ahora será seguro.  Tres años atrás no lo era.  Esa es la diferencia entre el entonces y el ahora.

Hoy les doy estos ejemplos de algunas tonterías que ustedes ven, en decisiones predispuestas que se basan sólo en lo que saben, en lugar de lo que recuerdan del pasado.  Eso va a cambiar.  Cuanto más alto llegue el porcentaje del ADN, más recordarán.  Ese proceso de recordar sucederá en un grupo específico; el grupo chamánico; las almas viejas.  Los que se sientan en un salón como éste, todo el día oyendo a alguien hablar, en un día hermoso.  ¿Porqué están aquí?  ¿Porqué están aquí?  Porque quieren saber más, ¿No es verdad?  ¿Pueden sentirlo?  ¿Lo sienten?  Está allí, saben qué es.  Quiero que penetren en su esencia y desarrollen la intuición que tienen.  Queridos, almas antiguas, no los que aún no han nacido, sino las que están aquí, son las que van a descubrir estas cosas, presentarlas, recordarlas, comenzar a usarlas.  No tendrán oposición. ¿Me oyen?  No habrá oposición, porque ustedes serán demasiados.  Va a ser muy  bien recibido, va a ayudar a sanar el planeta.  Eso es un buen mensaje.

Hay un lugar para la química, para una química elegante; hay un lugar para la elegancia de las soluciones naturales.  Todo puede usarse unido en equilibrio; siempre se lo hemos dicho; uno no usurpa lo otro.  ¡Pero es hora de que recuerden cómo sanarse a sí mismos!  Desde Gaia.  Con Gaia.  A través de Gaia.

Ahora ya saben porqué es parte de los nueve atributos del ser humano.  Y ese es el mensaje para hoy. Será recordado por muchos (se ríe), estudiado por pocos.

Yo soy Kryon, enamorado de la humanidad.  Sé qué está viniendo; ya lo he visto antes.  No permitan... (suspira)  No dejen que los atributos de lo que ven a su alrededor los engañen para creer que las cosas no están mejorando.  Les dije que la vieja energía daría pelea; ¡hay tantos humanos que quieren volver a como era antes, queridos!  No tendrán éxito.

Y así es.


Kryon

Desgrabación del audio y traducción: María Cristina Cáffaro