domingo, 18 de febrero de 2018

Kryon ante la Hermandad Femenina Lemuriana (46)


Canalización de Kryon por Lee Carroll
ante la Hermandad Femenina Lemuriana (46)
en San Antonio, Texas, 10/11 Febrero de 2018

Saludos, queridas Hermanas, Yo Soy Kryon del Servicio Magnético.
Mi socio se aleja. Cada una de ustedes está aquí por razones diferentes y son personales, pero en general existe un llamado. El llamado no necesariamente es conocido, ni siquiera es lineal. En un mensaje tras otro les hemos contado que no todas estuvieron presentes al mismo tiempo. Pero el llamado es en general porque ustedes son almas antiguas. El llamado es porque, como almas antiguas, y estando en este género, ustedes recuerdan algo. Es profundo, es más que una mera camaradería del género presente como celebración; eso se ha hecho durante años. Existe un llamado.
Cuando les hablamos la última vez, les dijimos que la razón para que estén aquí y el futuro de las Hermandades Femeninas es la iluminación de aún más de esto que recuerdan. Y también les dijimos algo más: que nunca podrían empezar a enseñar antes de poder conquistar eso que es la baja autoestima. De modo que abundaremos un poco más sobre ese tema, además de otra pregunta que se ha formulado.
La falta de autoestima, como hemos explicado antes, se debe a muchas cosas. En general, para la humanidad y específicamente para las almas antiguas, es la batalla por la luz. Es perder continuamente la batalla por la luz. Porque la vieja energía, específicamente antes de 2012, no estaba en equilibrio, y esa energía literalmente presentaba una oscuridad difícil de atravesar. Y si ustedes tenían pensamientos iluminados y trataban de atravesarla, muy a menudo eran golpeadas en retorno. No había muchas victorias de la luz en la vieja energía, y las que sí había, se celebraban y todavía se celebran hoy, pero eran muy pocas.
De modo que aquí están, queridas damas, habiendo estado en ambos géneros durante miles de años, y sin embargo encontrándose hoy en un cuerpo que recuerda, no solo el género, sino un tiempo en que no había energía oscura para golpearlas.
Allí está la dicotomía: están llenas del conocimiento de lo que podría ser, y ciertamente están llenas de la experiencia de lo que fue, y ¿los resultados?  Ustedes se preguntan si lo podrían volver a hacer. ¿Cómo pueden hacer brillar su luz? ¿Qué significa eso? ¿Dónde conseguirían la información? ¿Cómo la tratarían?  Y luego está el miedo de que otra vez no funcione.
Como mujeres, también llevan eso en su cultura, la sensación de ser de segunda clase. Todo perpetuado sobre ustedes por la cultura. Y no ha sido solo esta vez, sino una y otra vez. Por cierto, han ido por turnos, pero lo que recuerdan ahora en su género es más el haber sido golpeadas  no solo por el Universo, no solo por la energía oscura, sino por otros humanos que no querían permitirles avanzar. De modo que aquí se encuentran sentadas en esas sillas con capas múltiples que las presionan diciendo: "No lo merezco" o bien "Lo merezco, pero no estoy segura de cómo proceder."  De modo que la enseñanza será verdaderamente volverse sagradas otra vez; volverse valiosas ante sí mismas, nuevamente. Y no será de la noche a la mañana. De esto realmente se tratará la Hermandad Femenina: un recuerdo de una época en que no luchaban contra eso que era la oscuridad. Un recuerdo de cuando el género era considerado por la sacralidad que brindaba a la sociedad, por lo que ustedes tenían para ofrecer de sabiduría al resto de quienes las rodeaban. En una cultura que lentamente, muy lentamente, comenzará a reconocerlo. Queridas, eso ya ha comenzado, ¿lo han notado? No se trata de que ustedes se impongan, sino de que tengan el equilibrio que merecen. Y en eso habrá una disminución del problema de la autoestima.
Parece que viene con el territorio, ¿no? Estar aquí, en el género que tienen, combatiendo a la energía oscura todas estas vidas, y aquí están sentadas, las preguntas deben ser muchas. Hagamos una de ellas.
Si empiezan a mostrarse, ¿cómo serán vistas? ¿Cómo van a verse ustedes a sí mismas? Porque una de las cosas que les enseñan desde que nacen es que no se sientan importantes, no se  llenen de sí mismas (se ríe).7.00 Si lo hacen,  eso se llama ego, y de pronto aquí están con tanto de qué llenarse; el hecho de que literalmente ustedes provienen de la realeza pleyadiana, la enseñanza que recibieron, que saben que está profundamente en su interior, la capacidad de liderar en las cosas espirituales. La intuición, que es mejor que todas las de otros géneros. Oh, bueno, solo hay un género además. (se ríe). Ustedes tienen la mejor intuición, tienen la mejor sabiduría, eso viene automáticamente con la capacidad de crear una nueva vida, ser capaces de ver las cosas antes de que sucedan, ser capaces de dar refugio, cuidado, nutrir, compadecer. ¡Todo eso! Está todo allí, listo para ser vertido en otra cosa: en verdad espiritual, en enseñanza. ¿Y cómo se las arreglan con eso?  La respuesta es: lentamente. ¿Pero cómo lo tratan en sí mismas? ¿Hay un disparador en ustedes que dice "Estoy siendo egoísta"? "Me van a atacar. La gente va a pensar que estoy llena de auto importancia"8.20 Les diré una verdad: lo único que quiero que dejen ver en tanta fuerza, ¿? 8.35 es la compasión. Nadie las llamará jamás egoístas, si eso es lo que se ve primero.
Estarán allí las capas de su conocimiento y su sabiduría y la sensación de estar saliendo,  pero la primera capa, la que será más impresionante y nunca se confundirá con un ego, será el espíritu compasivo. Y cuando hagan eso, ustedes mismas sentirán que no están llenas de su propia importancia, cuando muestran compasión. De ningún modo.  La compasión viene de Dios, viene del otro lado del velo. Y ese es el primer paso.  De modo que permitan que la compasión se presente primero. Y ustedes dirán, "Bueno, yo ya soy una persona compasiva". ¿Realmente? ¿De veras? Es con todas las cosas, ¿no? ¿O es solo con aquellas cosas con las que eres compasiva? ¿Puedes tener compasión para quienes abusan de ti? ¿Puedes compadecer a quienes te traicionaron? ¿Puedes tener compasión para ese lado oscuro que te ha golpeado? Y la respuesta es: Un Maestro sí puede. Y las que les enseñaron a ustedes la tenían. Esto es lo que ustedes aprendieron: espíritu compasivo significa descubrir a Dios en todas las cosas. La unicidad que está en todas las cosas. Y es por eso que ustedes brillan, damas, porque tienen eso incorporado, como dadoras de vida, aun si nunca tuvieron hijos.  Esta es una de las primeras cosas que sí tienen, y la tienen tan grande, tan grandiosa, tan rápida; permítanle salir.
La otra cosa que podrían preguntar es "Bueno, ¿tal vez solo soy ordinaria, común?" Algunas dirán "Así es como se siente." Y dirán, "¿Dónde voy a conseguir el aprendizaje que recibí hace tantísimo tiempo? ¿Cómo puedo siquiera empezar a recordarlo? Kryon, dijiste que vamos a estar enseñando las cosas que aprendimos en este lugar especial llamado Lemuria."  Tendrán hoy las ceremonias, las enseñanzas. La canalización, hoy. Pero no se irán de aquí con el conocimiento pleno de qué hacer después.
Quiero que tomen una respiración profunda, porque aquí va lo que quiero decirles. Ustedes fueron espiritualmente preparadas para estos tiempos. Todo lo que alguna vez se les enseñó en alguna de sus vidas y que representaba la semilla de la Fuente Creadora, todavía está allí. Por cierto, tal vez tengan que cavar para encontrarla. Con eso de cavar quiero decir que van a tener que trabajar sobre su falta de autoestima. Tan pronto como empiecen a despejar las ideas viejas de quiénes son ustedes y se den cuenta de que hay fortaleza, compasión,  sabiduría, recordación,  empezarán a disipar la oscuridad que las retiene. Realmente las retiene. Muchas de ustedes siempre están mirando por encima de su hombro, esperando lo que les pasó antes. Tal vez no tan duro, pero temen a lo que les pasó antes. Cuando estas cosas empiecen a eliminarse y la pureza de quienes realmente son empiece a aparecer, las semillas de su enseñanza llegarán a verse. Y se preguntarán de dónde vino eso. Provino de lo que se han ganado. Damas: la enseñanza todavía está allí, algunas pueden sentir que intenta liberarse; no los hechos necesariamente, ni los procesos o procedimientos, sino las verdades centrales de la vida. Están todas allí.  Lo que las maestras de las estrellas les han dado, a muchas de ustedes, de manera presencial, almas antiguas, está allí solamente esperando para que den el siguiente paso. Purifíquense de la vieja energía, de lo que han experimentado, esta vez, la vez anterior, descartando todo lo que lastimó, descartando toda traición, y surgiendo como Maestras.
Les diré algo: cuando esto empiece, muchos lo notarán, y las mirarán de modo diferente. Ambos géneros las mirarán de modo diferente. Y dirán: "Aquí hay un alma antigua a la que escuchamos."
Les hablo hoy con la verdad de lo que viene en camino y lo que se puede hacer. Que comience el resto de esta canalización.
Y así es.
Kryon
Transcripción y traducción: M. Cristina Cáffaro