sábado, 28 de octubre de 2017

Kryon en Nepal - Katmandú, Parte 1

Canalización de Kryon por Lee Carroll
Katmandú, Nepal, 10 a 20 de octubre de 2017

Katmandú, Parte 1
Saludos, queridos, Yo Soy Kryon del Servicio Magnético.
Este es el primer mensaje desde Nepal; estamos al final del día, y es hora para un mensaje. Es un mensaje básico y clásico de Kryon, dado antes, de ciertas maneras, pero no exactamente como este. Habla de la unidad de todas las cosas. Es un mensaje práctico, aquí no hay acertijos, no realmente. Pero quiero hacer algo que me encanta hacer: quiero darles el panorama de quiénes son ustedes y qué ha pasado en el planeta, y la belleza y la evidencia de Dios todo a su alrededor.
Ya les dije antes que la Fuente Creadora de todo lo que es, es lo que ustedes llaman Dios. Otros nombres que tienen para la Fuente Central, Dios, el Espíritu, que es uno. Y esta Fuente no solo los creó, sino que ustedes se crearon ustedes, porque son parte de la Fuente. Si no tuvieran cuerpo - y en el comienzo no lo tenían - ustedes igualmente eran ustedes. Hemos hablado de esto; qué aspecto debe tener un alma para ustedes. Como son seres humanos, singularizan todas las cosas, las hacen una. Un alma, un nombre, un cuerpo. Imaginen por un momento que no tienen un cuerpo, sino que son parte de la Fuente Creadora. Piénsenlo como una sopa de creación, con trillones y trillones de lo que llaman almas, reunidas juntas, de una manera no lineal; amor puro. Consideren por un momento que siempre han sido y siempre serán. En otras palabras, Dios no tuvo principio. Ahora bien, al humano le resulta muy difícil eso, porque todo lo que ve es lineal; hay un comienzo, hay una parte media, y hay un final. Pero no es así con Dios. Y si ustedes son parte de Dios, significa que no tuvieron principio; lentamente se formaron los multiversos, incluyendo al suyo; lentamente se hizo la galaxia en que están; lentamente se fueron enfriando las estrellas, los planetas iniciaron sus caminos, incluyendo a la Tierra.
Les contamos que en su historia solían tener otra estrella; no se fue a otro lado, no está en una órbita extraña, se fue para no volver. Debieran saber esto: la mayor parte de la vida en su galaxia tiene sistemas de estrellas binarias, es lo que más rápidamente promueve la vida. Pueden ver por qué: el sol es dador de vida,  en la física de su planeta, dos de ellos hacen un mejor trabajo. Es por eso que ustedes están bien ocultos; los que buscan vida buscan primero en los sistemas binarios, y por último en los que tienen un solo sol.
Lentamente la Tierra se enfrió y se formó, ya se lo contamos antes, y ustedes estaban observándolo. En esta galaxia otros planetas se enfriaron antes que el de ustedes, y ya empezaba la vida. Y ustedes observaban.  La Tierra tuvo cinco inicios de vida, en tanto los otros planetas iniciaron inmediatamente. Millones de años antes que los humanos llegaran a este planeta en la evolución de la vida aquí, ya había civilizaciones. La Tierra estaba demorada - por designio. Y muchos de ustedes observaban.
Esto es quiénes son ustedes. Sin cuerpo, con solo la esencia del amor y un alma, mezclado con la Fuente Creadora y la belleza de la unidad de todas las cosas. Esto es quiénes son ustedes.
Y luego se empezó a formar el humano. Tomó bastante tiempo para que los humanos fueran como ustedes; se les dio el conocimiento de la luz y la oscuridad, y lo recibieron de otras semillas estelares que tenían civilizaciones desde millones de años antes que ustedes. Les dieron una pieza y parte de su biología; vive en su ADN para que ustedes hablen y escuchen a quienes la han observado. Los 23 cromosomas lo dicen todo, en lugar de los 24 que tienen los otros que se les parecen a su alrededor.
Realmente empezó allí, esa fue la historia de la Creación, y entonces, recién entonces, formaron una alma con un cuerpo. Y era nuevo, y allí empezaron. Y empezaron a vivir una vida tras otra.
Ahora quiero retroceder y hacerles algunas preguntas. Cuando el universo y la galaxia todavía estaban calientes y no se habían enfriado,  ¿cuáles eran las reglas de Dios?  La respuesta es que no las hay. No hay estructura; no hay linealidad; solo está la unidad del amor de la Fuente Creadora, impregnado en todas las cosas, de una manera hermosa que trasciende el entendimiento de cualquier cerebro en cualquier lugar.
Cuando la galaxia se empezó a formar, y el planeta empezó a formarse, ¿cuáles eran las reglas de Dios?  No las había. Dios es la esencia de todas las cosas, es hermoso más allá de lo que se pueda creer, no lineal, y es solo amor.
Cuando la Tierra se enfrió lo bastante para que comenzara la vida, y se detuviera, y comenzara, y se detuviera, y finalmente recibiera la fotosíntesis, ¿cuáles eran las reglas?  ¿Cuáles eran las reglas de Dios? No las había.
Cuando se formaron los humanos, y a través de un largo tiempo se convirtieron en ustedes, cuando la semilla estelar fue puesta aquí, cuando recibieron el conocimiento de la luz y la oscuridad, ¿dónde estaban las reglas? No las había.
Se dio libre albedrío a los humanos, para verse a sí mismos y ver la unidad - o no.  Fue una cosa justa, para que los seres humanos pudieran poblar el planeta y con libre opción decidieran adónde iría el planeta, y cambiar la vibración del planeta y de la galaxia en ese proceso. Pregunta: ¿Dónde estaban las reglas de Dios? No las había. Igual que en la Creación; no las había.
Pero como los seres humanos tenían un enfoque lineal, empezaron a ver cosas, y el único modelo que tenían para explicarse esas cosas, era el de ellos mismos.  Es interesante, ¿verdad? Y primero vieron a Dios, pero había muchos dioses. De la manera más primitiva, asignaron dioses a las estrellas, o al sol, o a la luna, o a la Tierra. Y lentamente, con la evolución de las cosas espirituales, no hace mucho tiempo, la Tierra estuvo de acuerdo en que había un solo Dios. Uno. La unidad de todas las cosas, la unidad de Dios, estaba aquí. Hermoso.  ¿Cuáles eran las reglas de Dios? Queridos, todavía no las había. Pero estaban las reglas de los hombres y Dios. Y lentamente, como solo tenían un modelo, el propio, armaron las estructuras y las construcciones sobre cómo rendir culto a ese Dios Uno. Y había muchas reglas, y queridos, ninguna de ellas era una regla de Dios. Todas eran las reglas de los humanos en su intento de encontrar a Dios.
Lentamente las reglas se multiplicaron, y como los humanos son humanos, muchas veces las reglas se volvieron excluyentes. El Dios Uno tenía solo una manera de recibir culto, y las reglas eran claras, dijeron algunos.  Otros dijeron: No vas a iluminarte si no sigues nuestro camino hacia el Dios Uno.  Déjenme preguntar otra vez: ¿Dónde están las reglas de Dios? No las hay.  Así como la Tierra fue formada en perfección y en amor, así como la creación del ser humano y la semilla de las estrellas, tan hermosa, así como entonces no había reglas, hoy no hay reglas.
La construcción de la unidad es sin reglas. Solo hay una manera verdadera de comprender lo que les estoy diciendo: esa es el Yo Soy, cuando se dan cuenta de que son parte del Cosmos y siempre lo fueron. Esto difiere de la tierra en la que están, y con todo respeto les doy un nuevo concepto del nirvana.  En este lugar, el nirvana es la descripción de no tener que regresar más a vivir otras vidas. Supuestamente, habrían terminado y nunca más regresarían.
Les hemos dado información hermosa: existe el nirvana y ustedes siempre se esforzaron para lograrlo. Ahora déjenme describirlo. Alma antigua, eres tú viviendo vida tras vida y finalmente hacer que este planeta logre un Cambio en la consciencia, de modo que cuando vuelvas en el nirvana será a una Tierra nueva, una energía nueva, en la que tendrás luz que nunca tuviste antes. ¡Esa es la meta! Y siempre lo fue. Es el mismo escenario que tenían los pleyadianos en las 9 estrellas de las que vinieron. Queridos, ustedes están viviendo en un tiempo especial: ¿dónde están las reglas de Dios?  ¡El amor no tiene estructura!  ¿Amas a alguien? ¡Pruébalo! Escríbelo. Muestra cuál es la estructura del amor; no hay reglas en el amor; solo es. Y esa es la relación, tuya contigo, tuya con la Tierra, tuya con los demás, y esa es la unidad. Eso se enseña en esta tierra, y en muchos otros lugares del planeta.
Mi socio describió lo que lo trajo a arrodillarse en un lugar que se llamaba cristiano, donde sintió por primera vez el amor del Maestro. Entonces había reglas para él, pero ahora entiende que el amor no tiene principio ni fin, y que los Maestros de este planeta que se convirtieron en profetas, se lo han dicho, una y otra vez.  Y sin embargo, los humanos quieren rendir culto a humanos. No hay nada malo en eso, en tanto conserven el enfoque en el amor del Creador. El árbol es grande; hay un tronco; muchas ramas que se hablan entre sí vienen del mismo origen, y ya les dimos este ejemplo antes.
Eventualmente el planeta permitirá que existan todas las ramas a su manera, y las celebrará y las bendecirá, y tendrán muchas con reglas, todas juntándose y permitiendo que las otras existan, porque ya no serán excluyentes. Serán Una.
Namasté.
Y así es.
Kryon
Trascripción y traducción: M. Cristina Cáffaro