domingo, 26 de junio de 2016

Conferencia de la Luz del Verano 2016 - (6) - Kryon

Canalización de Lee Carroll  y Peggy Phoenix Dubro
en Hot Springs, Arkansas, el 12 de junio de 2016
Conferencia de la Luz del Verano (6)

Canaliza Lee Carroll
Saludos, queridos, Yo Soy Kryon del Servicio Magnético.
Nuevamente mi socio se hace a un lado, y el mensaje en este momento es del otro lado del velo para todos ustedes.  Todavía no se han dado cuenta; en este punto cada uno es un generador de energía, y lo que eligen generar no solo los afecta a ustedes sino a quienes los rodean, y ellos afectan a otros. Hemos hablado del cambio; de hecho siempre hablamos de él. Es la razón para que haya canalización aquí. Es una clase distinta de canalización en estos últimos 20 años, que representa información y ayuda para quienes están destinados a estar aquí, destinados a permanecer aquí, a descubrir qué pueden hacer que sea distinto para la humanidad. Queridos, lo que ustedes hacen, cómo actúan, lo que creen que pueden hacer, todo eso es realmente el catalizador de todo lo demás.
Y les hablamos en forma individual pero también colectiva, porque lo que ustedes debieran saber, y tal vez no ha recibido suficiente énfasis, es el poder que tienen colectivamente por medio del pensamiento sincrónico.  ¿Alguna vez les contamos sobre la confluencia de la compasión?  Cuando ustedes bostezan, ¿notaron que otros alrededor bostezan también? (se ríe).  Preguntarán por qué.  ¿Será solo sugestión, o hay algo más?  Hablamos de la risa contagiosa, de cómo una persona feliz que ríe frente a ustedes puede literalmente reescribir sus emociones en ese momento. ¿Qué pasa cuando alguien tan lleno de alegría, ríe con tanas ganas, no pueden solo mirarlo, verdad?  No pueden simplemente quedarse viendo, ¿no?  Empiezan por sonreír y luego empiezan a reírse con esa persona.  Allí hay Física.  Y si quieren la llaman Física de la consciencia, como hemos estado enseñando, o Física de la compasión, que vamos a enseñar.  Es más que contagiosa en 3D. Y es para ustedes difícil de visualizar y comprender, que ustedes crean ondas, ondulaciones en la trama de la atmósfera de este planeta, si quieren llamarlo así; en lo cuántico del mismo, si desean llamarlo así; en los sistemas de rejillas, si quieren llamarlo así.
Aquí existen principios que ustedes todavía no comprenden plenamente en realidad, o todavía no los han estudiado, que crean una energía de sincronías que se difunde a su alrededor, y va a otros, y puede recorrer el planeta.  La artista, Debbie, les ha mostrado algo que debieran ver. Es planetario: alegría, celebración, y el deseo de paz, el deseo de compasión.  Va a muchos lugares.
Y mientras están sentados hoy en este grupo, piensen en lo que pueden lograr en unos pocos momentos con los otros.  Va mucho más allá de cualquier cosa que les hayan dicho; cuando hay dos o más que se juntan, va mucho más allá.  Pronto habrá método para medirlo, más que lo que existe ahora; hay algunos en el planeta dedicados a medir el efecto global de la compasión;  va a mejorar.  Habrá instrumentos que medirán lo que puede hacer un grupo que es de unos pocos, unos seiscientos, para afectar a los que están alrededor del planeta.
Mi socio habló hoy, hace pocas horas, porque yo se lo indiqué, de quienes han perdido seres queridos. Ustedes se concentran en eso, les envían paz, y permítanme decirles, esto es cotidiano, en todo el planeta, sucede todo el tiempo. En lugares de los que nunca han oído hablar, en forma individual, en países que nunca visitaron ni visitarán.  Hay duelo. Y, trabajadores de luz en todo el planeta: les diré que la nueva tarea es colocar alegría en esta rejilla.  Entonces, no solo los que están llenos de pesar, sino aquellos que pensarían en cometer actos que causarían pesar, pueden cambiar su actitud.
En este planeta el cambio de consciencia no es rápido, no es fácil, pero los que lo hacen ¡son ustedes! Hoy se van de esta conferencia, se van a encontrar con amigos, y habrá comidas, y risas, y viajes, y ustedes dirán: "Bueno, ¡eso estuvo muy bien!!"  ¡Háganlo más que bien!  Háganlo perdurar en ustedes, ¡hagan una impresión!  Si van a cambiarlo, ¡hagan algo que no hicieron antes de llegar aquí! ¡Comprendan el poder que tienen colectivamente!  La tecnología les permite reunirse en una consciencia, hablar unos con otros alrededor del globo en tiempo real!  ¿Qué van a hacer con eso?  ¿Han pensado en eso?  Es la confluencia de la compasión. ¡Es contagiosa!  ¿Alguna vez tuvieron a alguien muy compasivo con ustedes cuando realmente lo necesitaban?  Esa persona se quedó con ustedes y no tenía otra agenda que escucharlos, o mirarlos llorar. No tenía una agenda, solo sostuvo su mano, simplemente estaba allí. ¡Esa compasión fue entonces algo que recuerdan para toda la vida!  Y cuando tienen la oportunidad, ¡apenas pueden esperar para hacer lo que esa persona hizo por ustedes!  Queridos, es contagioso. ¡Ustedes se contagian!  Penetra y permanece, porque ustedes recuerdan algo que es de Dios.
El mensaje no puede ser más claro; piensen en estas cosas hoy. Párense en su compasión; no en su empatía.  Llorar por los demás no ayuda; sostener a otros los ayuda a ustedes en su madurez y en su sabiduría.
Y así es.
Canaliza Peggy Phoenix Dubro
Yo soy la sabiduría del Divino Femenino, honrando a la sabiduría del Divino Masculino, hablando en estos tiempos de cambio y recordándoles siempre la unidad que es posible por dentro y en forma similar por fuera.
La resonancia es tal que hay gran alegría; donde alguien que está en estado de tristeza, desafíos, cambio, lo que llamamos dolor, encuentra aquello que se ha dado y su energía cambia. Nadie vino a decir: "¡No necesitas sentirte así!  Trataremos de repararlo, cambiarlo"  Está en las manos del individuo que levanta una piedra, una carta, un mensaje, de quien quiera que proceda, para llevar ese mensaje hacia adentro y, en su propia sabiduría, comprender, decidir.
Estamos aprendiendo a amar de muchas maneras nuevas y maravillosas. Que haya más sonrisas en su aprendizaje del amor - todavía habrá más lágrimas.  En su práctica de la compasión, al ver a otros, o a sí mismos, entrar en estados de ser que pueden no ser los que llamarían alegría óptima o presencia, les pedimos que sean pacientes y compasivos con ustedes mismos y sepan que es una oportunidad para ustedes, cuando están en esos estados en que puede haber lágrimas, en que los desafiamos a amar de maneras nuevas y singulares.
Nuevamente: esto es la práctica de la compasión; ver a alguien que estaba allí dolorido y, sin juzgar, sin evaluar, sin una razón, ofrecer la resonancia de la totalidad en la energía del amor incondicional e infinito. ¿Lo comprenden?  Es también convalidar la experiencia humana. También es una oportunidad para ver los desafíos como un nuevo comienzo.  Ser compasivo en el estrés.  Porque ciertamente esas experiencias que rompen el corazón y lo abren de maneras inesperadas brindan la oportunidad para la sabiduría de los corazones dorados.  Es tiempo para los corazones dorados.
Cada uno de ustedes está descubriendo su manera de compartir, de expresarse, de aportar su pieza al rompecabezas, la sanación, la totalidad, hacia este momento del ahora, hacia este tiempo de ahora. Todo ello en resonancia, en madurez espiritual.  Les prometemos que cuanto menos juzguen, más verán.  Cuanto menos juzguen, más comprenderán; cuanto menos juzgan, más fuertes y sabios se vuelven.
La energía de la compasión es fuerte en todo el planeta, y ciertamente en este salón nos deleitamos en ustedes, en cada uno de ustedes.  ¿Qué traerían a este salón para seguir irradiando como corazones dorados, para honrar a la que ha abierto su corazón, que trajo semejante proyecto al mundo? ¿Qué traen a este salón?  Queremos oírlos. ¡Hablen!  ¿Qué ofrecen?  Amor. ¿Qué más?  Luz. Alegría. ¡Sigan! ¿Sigan construyendo!  ¡Sigan resonando!  ¡Más!  Ahhh!  Y compartan... y compartan.
Las piedras en el proyecto son representaciones de los corazones dorados que encontrarán en todas partes.  Establecen una resonancia para recordar a todos que es hora.  Y todos los que participan, y desde quien lo comenzó, Debbie,  bien hecho, cada uno de ustedes. Sigan compartiendo. Sigan adelante, porque el momento es ahora. Lágrimas felices.  Finalmente ha llegado, en la resonancia del amor incondicional infinito.
Yo soy la sabiduría del Divino Femenino, honrando la sabiduría del Divino Masculino; juntos afirmemos: Y así Yo soy; y así nosotros somos.

Desgrabación y traducción: M. Cristina Cáffaro
www.traduccionesparaelcamino.blogspot.com.ar