miércoles, 17 de febrero de 2016

Cinco Conceptos para el Nuevo Humano - Kryon

Canalización de Kryon por Lee Carroll
en Red Deer, Canadá, 7 de febrero de 2016

Cinco Conceptos para el Nuevo Humano
Saludos, queridos, Yo Soy Kryon del Servicio Magnético.
Otra vez les decimos que "Servicio Magnético" es una metáfora, porque la rejilla magnética de este planeta contiene lo que llamaríamos posicionamiento de la consciencia. Ya les dijimos que no podrían vivir aquí sin ella, y que tuvo que cambiar en tiempos previos para reposicionarse y prepararse para lo que viene; ese es el servicio para el cual vine originalmente; ahora soy un mensajero.
Algunas personas han dicho: "¿De dónde vienes realmente, Kryon?"  Esta mañana les dije que no soy una entidad; no soy singular.  Vengo de la Fuente Creadora, igual que ustedes, y represento una consciencia pura de amor y compasión, y hablo a través de este ser humano al que ven sentado en la silla. No es inusual, no es raro, no es espeluznante; está lleno de compasión, amor, belleza.  Ustedes lo ven como raro y extraño, y no lo es.  Unos treinta años después de la muerte del que ustedes llaman Jesús hubo un apóstol.  Saulo de Tarso está en prisión: su nombre es ahora Pablo, y está escribiendo algo que algún día se volverá escritura sagrada.  Está allí solo, sentado, y está lleno de alegría, las lágrimas corren por sus mejillas y a media luz escribe las palabras que muchos millones de personas leerán algún día, y las llamarán palabra de Dios. Y no lo son; son palabras de Pablo, bajo la influencia de la canalización, que está recibiendo información directa sobre la belleza de Dios, lo que ha sucedido en la Tierra, el Maestro de Amor; una palabra tras otra, miles de ellas - en prisión.  ¡Y está tan vivo con ello!  Está canalizando. Ustedes no tienen problema con eso, ¿verdad?  Pero cuando un hombre se sienta en una silla y hace apenas una fracción de eso, para darles mensajes actualizados desde la Fuente Creadora, muchos dicen "¡Imposible!"  Ese es su discernimiento; no se juzga su creencia, pero les pido que disciernan - al menos disciernan. 
 Pido esto a todos los que me escuchan ahora.  ¿Van a usar lo que creen que es real como vara de medir, como prueba decisiva?  ¿O van a discernir la energía de lo que están oyendo en este momento?  ¿Van a escuchar estas palabras y comprender y oír, y sentir la compasión y el amor hacia ustedes, o ya han decidido mentalmente que no está sucediendo?
Este mensaje de hoy será una respuesta a una pregunta que fue formulada. Tal vez no sea la pregunta exacta, o la respuesta exacta, pero está bastante cerca.  Porque una de las preguntas fundamentales que hace cada alma antigua y trabajador de luz en este momento en el planeta, que está despertando a una energía tan distinta ahora mismo, que se da cuenta de que las cosas están cambiando, espiritualmente, físicamente, ahora mismo, esa persona haría este tipo de pregunta:  "Querido Kryon, querido Espíritu, querido Dios, en esta nueva energía cambiante, ¿qué es lo que un ser humano común en el planeta puede hacer, como alma antigua, que no solo aumente esta energía y nos ayude, sino que además corresponda a lo que va a suceder?  ¿Qué podemos hacer? ¿Qué debiéramos estar haciendo?" - si quieren decirlo así.  Ya les dijimos antes que no hay "debieras". Entonces ustedes lo reinterpretan y dicen, "¿Cuál es la cosa más honorable que podemos hacer para corresponder a la energía?"  Y yo se lo diré.
Ahora bien, queridos, ya se lo dije antes, pero cada vez que hacen la pregunta, ocurre una respuesta más evolucionada. (se ríe)  Porque a medida que pasa su tiempo lineal, los potenciales cambian. Por eso están en una realidad que nunca antes experimentaron - esto es nuevo.  Pueden sentir que fue ayer o anteayer, pero yo sé más.  Los potenciales han cambiado; el tipo de cambio que ustedes esperaron tal vez no llegue; puede llegar algo mejor.  Ustedes pueden haber cambiado eso; siempre es dinámico.  No hay una cantidad fija de energía que se les entregue según un cierto programa, queridos, porque su consciencia cambia con cada hora.  Es hermoso.
Estas cosas que ahora les voy a decir se las puedo decir porque se ha sentado precedente en otros mundos como el suyo, y algunos de ustedes estuvieron en eso ya, y aquí está otra vez;  yo sé qué han tenido que atravesar, he visto esto.  No es la primera vez.
Ustedes están en la antesala de un cambio humano importante en este planeta. ¿Qué pueden hacer para comprometerse con la energía?  Les daré cinco conceptos, y no son fáciles.  No es una lista para que ustedes cumplan, queridos; nosotros no damos listas.  Son conceptos.  Y el primero que les daré es primordial, es decir, no es el más importante sino el primero.  Hay una diferencia.  No el más importante; el primero; hay una diferencia.  Vamos a usar una palabra que probablemente ni siquiera exista en su diccionario:  reconocer.
Reconocer (N.T. cognize en inglés) es una palabra que significa aproximadamente  consolidar, cimentar  la creencia.  Ustedes creen que existe la gravedad porque la han visto desde que nacieron. Es invisible, pero creen en ella tan firmemente que todo lo que hacen se adecúa a funcionar con ella.  Ustedes han reconocido la gravedad.  No es algo en lo que creen, como creerían por un tiempo en el Ratoncito Pérez, por ejemplo (se ríe) cuando eran niños.  Ahora está reconocida y se vuelve parte de ustedes ¡y hasta su último día creen en la gravedad!  Saben que está allí aun cuando no pueden verla. Los aferra a la Tierra, nunca cambia.  Vamos a pedirles que reconozcan la creencia de que la energía hacia la que se están moviendo es enormemente diferente de la energía de la cual vienen.  Esto es lo primero; es primordial; tienen que consolidar esto en su sistema de creencia, tan firmemente que todo lo que hagan desde ahora reconozca que la nueva energía es la nueva normalidad.  Nunca va a retroceder, es parte de un plan nuevo, es casi como si hubieran muerto y hubieran vuelto a la vida con una gravedad nueva. Como si de repente la gravedad se hubiera atenuado y pudieran hacer más cosas, y es para siempre.
Entonces reconozcan esto; queridos, tiene que ser el primero de los cinco, porque no podrán hacer nada más, a menos que crean  que el cambio ha sucedido y es real.  El cambio es dinámico; sigue cambiando. Pero así como dan vuelta una página y leen nuevas palabras en una novela nueva, la página queda dada vuelta; ustedes no vuelven atrás para leer lo que pasó antes.  La página se "pegó" a las otras anteriores y no pueden volver a ella. Ahora ya pasaron la página que se dio vuelta, experimentan la nueva energía, y esa es la nueva gravedad y la reconocen.  Creen en lo que está sucediendo.  Sigo diciendo esto porque algunos no lo están entendiendo.  Siempre hay una parte de ustedes que dice: "Bueno, tal vez no esté sucediendo."
Tienes que pasarla, dejarla atrás; cada momento del despertar es la nueva energía, eres parte de esto, y es por esto que has nacido en esta época, querido, alma antigua, que me escuchas desde la silla y tal vez desde todos los lugares que no están en este salón. ¿Quieres saber por qué naciste ahora,  te preguntas por qué te están pasando cosas que necesitan suceder ahora?  Tal vez así creerás.
Tal vez en tu mente hay cosas negativas que te pueden estar sucediendo ahora, y te preguntas: "¿Por qué a mí?"  Déjame decirte algo amable:  eres tan obstinado (se ríe) que vas a tener que hacer algo por ti mismo para darte cuenta de que esto es nuevo.  Y cuando hagas lo que necesitas hacer por ti, y  pases este obstáculo, te darás cuenta de que no hay nada que no puedas hacer.  Así es como Dios trabaja con los humanos. Tanto así te amamos.  ¿Sabes a quién le estoy hablando?  Manos a la obra, ¿sí? ¡Reconoce esto! Eso fue el número uno.
El número dos es permitir el cambio.  ¡Estos son conceptos!  Oh, ser humano obstinado, acostúmbrate:  las cosas están cambiando, y ¡tal vez no van a cambiar en la dirección que habías planeado! ¿Cómo te sientes con eso?  Oh, ser humano singular, con un propósito singular y una idea singular de quién eres y qué debieras hacer: acostúmbrate a esto - permitir.  ¿Puedes sentarte allí y decir: "Esto o algo mejor. Permito el crecimiento. Permito el cambio de consciencia en mí, que pueda cambiar mi vida de maneras que nunca jamás esperé que cambiara!"
¿Cuánto miedo tienes a esto?  El miedo tiene que ver con el cambio.  No se trata de adónde va esto, sino a la palabra misma: ¡Cambio!  Entonces, el segundo de este conjunto de cinco, es permitir el cambio.
Mira ahora la numerología de estas cosas.  El número uno siempre representa nuevos comienzos; ese es fácil.  Tienes que creer.  El número dos suele tratar sobre la dualidad.  Y la dualidad es realmente el miedo principal al cambio.  Simplemente no quieres que esta cosa se aparte de su punto central entre oscuridad y luz al que estás acostumbrado, ¿verdad?  Esa dualidad a la que estás acostumbrado, ese equilibrio entre luz y oscuridad, ¡es cómodo!  Ahora, de pronto el Espíritu quiere empujarlo un poco, para que captes más luz, de modo que la oscuridad empiece a disminuir en tu vida, ¡y va a cambiar todo!  ¿Lo permites?  ¿O no?   Creer.  Permitir.  Permitir el cambio.
Desde el otro lado del velo te miramos y decimos: Todo lo que estás atravesando es como romper viejos hábitos. Solo son hábitos, eso es todo lo que son.  Eres como alguien con super poderes, puedes volar - esto es una metáfora - y caminas por la Tierra sabiendo que todo lo anterior te dijo que no podías volar. Y nosotros decimos que puedes, pero la mayoría de ustedes no quiere. ¡Es tan cómodo caminar! (se ríe) La metáfora es clara: permitir el cambio.
Los tres siguientes son más prácticos, pero muy difíciles.  Con tu creencia intacta, con lo que es tu permiso para que las cosas cambien, tu conquista de la dualidad, ahora estás listo para uno de los pasos más grandes.
Número tres: acción compasivaTodo lo que haces, lo haces desde la compasión.  Vas por la ruta, estás en tu vehículo y alguien te cierra el camino y te toca bocina, ¡y es un idiota y es un tonto...! (se ríe) ¿Cómo te sientes?  ¿Es posible resolver esa situación en un nivel compasivo?  La respuesta es sí.  En primer lugar, no permitas que te afecte. Como eres una persona compasiva, los botones de la ira y la frustración están desconectados, a tal punto que todo lo que puedes pensar es que esa persona está teniendo un mal día.  Así que bajas tu velocidad, de modo que tenga más espacio y se sienta mejor. No le guardas rencor, no le contestas a los gritos.
Tienes acción compasiva en cada cosa que haces. Te suceden cosas con otros individuos, que normalmente hubieran herido tus sentimientos porque tu vida es única y hay cosas que lastiman, tal vez, en lo que las personas dicen o en cómo actúan, en lo que hacen, en lo que no hacen, o hay desilusiones que te causan los que te rodean, ¡esto es simplemente humano!  ¡Pero qué pasa si..., qué pasa si todo lo que haces - todo lo que haces - proviene de un alma compasiva que ve todo muy distinto?
Querido, en actitud compasiva no hay nadie que pueda herir tus sentimientos, nunca, porque sabes quién eres y ellos están solo teniendo un mal día. ¿Ves lo que estoy diciendo?  La acción compasiva viene de un corazón compasivo, no importa qué sea.  Es una posición de fortaleza.  Ahora, algunos que están oyendo esto en otras tierras en este momento necesitan oir esto: ser compasivo no es una debilidad.  ¡Los Maestros de este planeta irradiaban compasión!  Esos mismos que tal vez veneras, tienen que ver con la compasión, no son débiles.  Entonces, sea lo que sea que te hayan dicho sobre las personas compasivas, vas a tener que reacomodar tu percepción, ¡porque eso es fortaleza! La compasión es fortaleza.
Un ser humano equilibrado no se contagia enfermedades; ¿sabían eso?  Un ser humano equilibrado tendrá lo que llaman sincronicidad - otros lo llaman suerte.  La sincronicidad de estar en el lugar correcto en el momento correcto para que sucedan  las cosas correctas, porque son compasivos.  Es un hermosa oferta: cuando se inicia un camino de acción compasiva, todo cambia.
Ahora bien; eso fue el número tres.  En numerología, el tres es el catalizador, por supuesto, y un catalizador suele conocerse en química como aquello que cuando aparece cambia lo que está a su alrededor, en tanto permanece igual en sí mismo.  Una persona compasiva cambia a quienes la rodean. Y ellos no te transmiten lo suyo; no se te adhiere ninguna negatividad;  es una posición tal de fortaleza que ellos querrán estar contigo. Cambias la Tierra por donde caminas.
Número cuatro: visión espiritual  (se ríe). Quiero que empiecen a ver la perspectiva más grande. Quiero que vean a Dios en todo.  Quiero que miren afuera y vean a Dios en los árboles y en el polvo, en la luz que llega desde el sol, quiero que sientan la calidez del amor de Dios brillando sobre ustedes incluso en la oscuridad.  La visión espiritual es algo que muchos ya tienen, de todos modos; están muy concientes, muy concientes de que Dios está en todas las cosas.
Pero es parte del círculo de las cinco cosas que queremos que sepas que puedes hacer.  La compasión es una cosa, pero la visión espiritual realmente prueba que la compasión funciona, porque puedes ver a Dios en otras personas.  El que te cerró en la ruta tiene a Dios dentro de sí, solo que no lo sabe. Simplemente no lo sabe.  Y tu visión espiritual, combinada con tu compasión, dice: "Allí va una criatura igual a mí, que no sabe sobre sí misma, no todavía; no todavía. El alma compasiva, que era el número tres, que tiene visión espiritual, es la que puede ver a Dios en todos.  Ayuda a volverse compasivo, ¿verdad? cuando alguien te grita en la cara, y lo que ves en su cara es a Dios. ¿Puedes hacer eso?  Tienes que pensar en forma distinta; incluso tendrías que ser como los Maestros; esto es lo que ellos tenían.
Queridos, estas cosas son una representación verdadera y exacta del nuevo ser humano.  No van a tener un éxito pleno, de 100%, en ninguna de ellas a menos que las practiquen.
El número uno era reconocer lo que ha cambiado.  Cuando reconoces algo, no sucede en forma instantánea; ¡tienes que trabajar sobre ello!  La creencia debe ser consolidada gradualmente en tanto vas viendo que es evidente y eventualmente quede reconocida.  En realidad estás entrenándote en reconocer y creer.  En cuanto a permitir el cambio, tienes que entrenarte en aceptar que las cosas podrían ser diferentes. Estás trabajando en eso todo el tiempo.
La compasión llega lentamente; no es de repente.  No sientas que fracasas porque te sientes frustrado o enojado.  Es solo un recordatorio de que todavía no eres compasivo.
Y la visión espiritual - llega con el tiempo, queridos; llega con el tiempo.  Llegará un momento en que todo lo que mires estará en la luz de Dios; todo lo que está allí; el servidor que viene a la mesa no es un servidor, es un hermoso ser humano que lleva la luz del Creador. Y le sonríes al servidor y quieres abrazarlos y decir: "Gracias por venir a la mesa."
Ustedes se tratan unos a otros en forma distinta y son bondadosos; no es una debilidad, es una fortaleza. Es la mayor fortaleza que puedes llegar a tener como ser humano: ver a Dios en los demás. Sales y ves a Dios en los árboles y en ti y es un sistema, eres parte de él y es parte de ti.  Te puede abrumar con alegría y amor simplemente por ser parte del sistema.  Es tan diferente de lo que te enseñaron, ¿verdad?
Diremos el número cinco.  En numerología el 5 es el cambio.  Y es uno de los más difíciles.  Se llama paciencia. (se ríe).  El ser humano quiere todo ya.  Vean, yo sé quién está aquí.  Lo tienen incorporado. Hemos discutido esto muchas veces, está entretejido en ustedes. Cuando habla una autoridad, quieren tenerlo ahora.  Cada vez que hay algo que lograr,  empujan para hacerlo más pronto que tarde.  Los seres humanos quieren que les entreguen las cosas rápidamente, quieren que la acción tenga lugar inmediatamente.  Van a tener que practicar relajarse con la sincronicidad.  Las cosas que muchos de ustedes están pidiendo - esto es importante, escuchen, despiértense - las cosas que muchos de ustedes piden, dependen de que otras cosas sucedan primero, y ustedes aparentemente no tienen control sobre ellas.  Pero están los potenciales para que cambien, si ustedes pueden esperar sin sentirse frustrados ni enojarse; esa es la tarea.  Hace años y más años, cuando empecé a canalizar con mi socio, hablamos sobre tener un boleto de tren y estar parados junto a las vías.  Se lo han ganado, han pagado el boleto, el tren está viniendo; simplemente no saben cuándo.
Así, la persona paciente sabe que el tren vendrá, está cómodo con ello, y pasa un buen rato esperándolo, en lugar de quejarse porque llega tarde. (se ríe).  Paciencia.  La paciencia espiritual es oro. Y es difícil.
Cada una de estas cosas no es intrínseca en ninguno de ustedes (se ríe). ¡No nacieron con ninguna de ellas!  Y es por eso que son difíciles, y tan realizables, queridos.  No trabajen sobre una sola por vez - excepto la primera - reconozcan lo que están haciendo, comprendan y crean, y luego el resto de ellas las pueden trabajar todas juntas.  Algunos lo harán mejor con una que con otra.  Eso se debe a que cada uno es único.  No comparen notas y sientan que lo están haciendo mal, ¿me oyeron?
Hay una tendencia a juntar todo y homogeneizarlo en una lista, y considerarlo de tal manera que si no están a la altura de la lista no están haciendo las cosas bien.  ¡No se puede hacer eso!  No con estas cosas, no con el alma individual que cada uno es, habiendo vivido tantas vidas. ¿Saben qué hicieron la última vez que estuvieron aquí?  Sería un impacto ahora, en cuanto a lo buenos que van a ser en estas cinco cosas.
Algunos están listos para ellas, otros no, algunos tendrán que practicar más que otros. Quiero que sepan que esto es total y completamente normal, aceptable ante Dios.  ¡No van a fracasar!  No se comparen con los demás.
Quiero que miren directamente hacia adelante, a los ojos del Creador, y sepan que ustedes son Dios y que todo lo que les dije es verdad, y que todo lo que les dije es posible,  ¡es posible!  Y que es solo el comienzo. (se ríe)
Eso es lo que vine a decirles hoy.
Soy Kryon, enamorado de la humanidad.
Y así es.
Kryon
Desgrabación y traducción: M. Cristina Cáffaro