martes, 18 de agosto de 2015

Hermandad Femenina Lemuriana - Kryon - (4)

Canalización de Kryon por Lee Carroll
ante la Hermandad Femenina Lemuriana (4)
en Portland, Oregón (no se da fecha)

Saludos, queridas, Yo Soy Kryon del Servicio Magnético.
Es un tiempo especial.  Quiero que tomen un respiración profunda y se relajen. Me doy cuenta de quién está aquí, y de lo que ustedes llaman "específico del género".  Me gustaría repasar con ustedes lo que he dicho en el pasado sobre cómo funciona la reencarnación con el género, porque les va a presentar una visión, tanto para esta noche como para después. Si alguna vez se preguntaron cómo funciona, cómo se sabe cuando uno viene a este planeta, una vida tras otra, ¿cómo se sabe qué género tendrá la próxima vez? No importa - la respuesta es sí.  Específicamente, el género femenino en el planeta es amable, es el que da a luz, la madre es  la que enseña a toda la humanidad; es importante.
Ya he dado esta explicación y volveré a darla.  No es por azar; ustedes ciertamente van estando en ambos géneros por turnos; pero hay razones para el género que tienen y cuándo lo tienen, y también para cuántas veces.  El sistema pide el mismo género muchas veces seguidas.  Cada una de ustedes en este salón ha sido mujer las dos vidas anteriores y lo saben, y lo sienten. Cuando llegaron a esta vida, estaban cómodas con su género, y al respecto es importante que entiendan: si no estaban cómodas, por lo menos sabían qué querían, basándose en el pasado. Todo esto va para decir que están justo donde corresponde, como mujeres, en esta vuelta.
Ahora bien; he dicho esto antes, pero lo que no les dije es que todas ustedes están en el proceso de una serie de ser mujeres; la próxima vez lo serán, y la siguiente, y es probable que la otra también. Así, en este sistema, asumen este género: dos vidas pasadas, al menos dos más por venir, y esta misma.  Lo que hemos enseñado y estamos enseñando hoy es que en un planeta que se está volviendo de energía más maternal que nunca, la tarea de ustedes es obvia.  Lo que hagan hoy - y estoy hablando a las que están frente a mí - lo que hagan hoy  puede influir sobre lo que sucederá la próxima vez y la siguiente. Porque este traspaso, no solo de género sino de consciencia, del que hablamos antes, este traspaso será recordado. Las afirmaciones que hagan ahora se recordarán; los cambios que hagan hoy se recordarán. Y despertarán nuevamente en el género que prefieren, el que acostumbran, el que desean, el que tiene sentido para su semblante; femenino.  Despertarán en él con mayor comodidad que en esta vida.
Según lo que hagan después en esta reunión, dependerán muchos años en adelante y lo que suceda en su próxima encarnación. ¿Qué van a decirle a su Innato esta noche? Quiero darles algunas sugerencias (se ríe).   Quiero que piensen en lo  ilimitado.  Lo que sea que quieran, lo que piensen que quieren, quiero que lo sea diez veces.  Ustedes tienden a limitar lo que piensan que pueden ser, basadas en las vidas pasadas en que estuvieron limitadas, y en el estado de la consciencia sobre las diferencias entre hombre y mujer hoy en día.  Déjenme decirlo de otra forma:  ustedes se auto-limitan porque tienen un sesgo de quiénes son en la cultura a la que creen pertenecer.  ¿Cuántos filtros hay aquí sobre lo que creen que pueden hacer, basadas en lo que se espera que haga una mujer en su cultura?  Y si lo abordan desde ese punto de vista, no es lo bastante bueno; simplemente no es suficientemente  bueno.
La mujer lleva lo perfecto del nacimiento: ¡todo humano del planeta proviene de sus vientres! ¡Cada uno de ellos!  Y ustedes no pueden olvidar eso; no es simplemente que son mujeres y eso es lo que hacen. Ustedes llevan en su cuerpo y transfieren al bebé la consciencia de quiénes son, y eso es una pre-definición, es un programa para cada ser humano que nace de ahora en adelante. ¿Y qué es lo que van a transferir esta vez, y la próxima vez, a quienes las rodean, a los bebés por venir - si vienen - a los hombres, a las mujeres?  La consciencia ilimitada de quién pueden ser, de lo que significa ser un ser humano.  ¿Ustedes creían que habían terminado con eso de ser madres?  No.  No hablo del proceso del nacimiento; puede que sí hayan terminado en esta vuelta; pero ser madre es compasión, se puede ser madre de la familia, ser una madre para su vecino.  Cuando los grandes Maestros de este planeta caminaron por esta Tierra se podía ver lo femenino en su masculinidad. Eran suaves, se podía ver eso en sus ojos, y eso provenía de sus madres.  La imitación del espíritu dulce de lo femenino en el planeta es el secreto de la paz en la Tierra, y ustedes lo saben. En las afirmaciones y ceremonias no se limiten a lo que ustedes creen que pueden ser. ¡No!  Ustedes pueden ser lo que quieran.
Un mensaje simple para las mujeres.
Y así es.
Kryon
Desgrabación y traducción: M. Cristina Cáffaro